Marcha silenciosa por calles de Caracas

MILES DE OPOSITORES LLEGARON A LA CONFERENCIA EPISCOPAL SIN QUE HUBIERA CHOQUES CON LA POLICIA

Miles de opositores marcharon en silencio ayer en Caracas y llegaron a la Conferencia Episcopal, en el oeste de la capital de Venezuela exigiendo justicia por las muertes que ha dejado una nueva ola de protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en una de las pocas movilizaciones de los últimos días en la que no hubo choques con las fuerzas de seguridad, las que permitieron el paso por una ruta de acceso a esa sede eclesiástica.
Juan Andrés Mejía, diputado a la Asamblea Nacional por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), indicó que para las 12,47 ( las 12,47 de Argentina) los funcionarios les dijeron que podrían movilizarse “siempre que lo hicieran en paz”, según reportó el diario local El Nacional
Opositores y representantes de la PNB se reunieron en la parte superior a de Bello Monte y acordaron que efectivos de esa fuerza los acompañaran en una ruta segura hacia su destino.
La marcha opositora que se dirige desde el este de Caracas a la Conferencia Episcopal cambió de ruta después de que la Policía Nacional PNB no les permitiera pasar en Los Chaguaramos hacia su trayecto original.

Objetivo.
El objetivo de la oposición era marchar a través de la avenida Victoria, empalmar con El Paraíso y llegar a Montalbán. Los funcionarios establecieron un piquete con un vehículo blindado a la altura de Los Chaguaramos.
“Esta movilización fue convocada precisamente para respaldar, primero, a los caídos y a sus familias, y en segundo lugar a los sectores del oeste que han sido tan reprimidos”, dijo a periodistas el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Freddy Guevara, uno de los dirigentes que encabezan la marcha.
La marcha partió desde el este de Caracas con el objetivo de recorrer 14 kilómetros hasta la sede de la CEV.

Protestas.
La movilización forma parte de la agenda de protestas que presentó la MUD el jueves pasado cuando convocó a la marcha silenciosa de ayer y a un “plantón” en las principales vías de la ciudad que se realizará mañana.
Las manifestaciones antigubernamentales se han desarrollado con intensidad en las últimas tres semanas y han dejado una veintena de muertos en estos escenarios, incluyendo a un funcionario de la policía militarizada (GNB), así como cientos de heridos y de detenidos.
La oposición salió a protestar luego de que una sala del Tribunal Supremo se apropiara de las funciones de la AN -de mayoría antichavista- y limitara los fueros de los legisladores, decisiones que la MUD consideró “un golpe de Estado” de hecho, aunque el Tribunal después dejó sin efecto esas medidas.

Elecciones.
La MUD pretende, además, que el gobierno ponga fecha a las elecciones, permita abrir un canal humanitario para que lleguen al país alimentos y medicinas y libere a los que considera presos políticos.

Saqueos.
Por su parte el gobierno de Maduro entregó ayer miles de bolsos de comida subsidiada a los habitantes de una comunidad del oeste de Caracas donde en la noche del jueves se registraron saqueos a varios comercios y focos violentos en el que murieron 12 personas, ocho de ellas electrocutadas.
Casi 10.000 bolsas con productos de la canasta básica fueron entregadas a 9.800 familias de la comunidad de El Valle, en el oeste de la capital venezolana, indicó el ministro de Alimentación venezolano, Rodolfo Marco Torres, que participó en la jornada de distribución de alimentos en la populosa barriada caraqueña.
El secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos), Luis Almagro, sostuvo ayer la Carta Democrática Interamericana (CDI) que ese organismo busca aplicar a Venezuela es un mecanismo “esencialmente constructivo” para una “dictadura” que se burla de la comunidad interamericana, como definió al gobierno de Caracas. (Télam)