Más de 230 muertos palestinos por ataque aéreo de Israel

En una jornada donde los ataques se repitieron sin cesar, al menos 230 personas perdieron la vida y más de 700 resultaron heridas en una operación aérea israelí
en Franja de Gaza contra supuestas posiciones del grupo islamista Hamas. El ataque se produjo luego del cese de una tregua de seis meses declarada entre el Hamas y otras 11 organizaciones palestinas e Israel a principios de este mes, y se trata de la cifra de víctimas más elevada en un día desde la Guerra de los Seis Días en 1967.
A su vez, en Cisjordania, donde gobierna Al Fatah, tuvieron lugar violentas manifestaciones en áreas en las que los palestinos entran en contacto con israelíes, las cuales desembocaron en lanzamiento de piedras y choques contra el ejército israelí.

"Contra el terrorismo".
Sobre la operación, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, dijo que para su país "ha llegado la hora de combatir" para poner fin al lanzamiento de cohetes desde la franja de Gaza de parte de los milicianos palestinos. "Ha llegado la hora de actuar: no permitiremos que los terroristas sigan amenazando a nuestros ciudadanos", dijo Barak, subrayando que "hace meses que nuestras Fuerzas Armadas habían recibido la orden de prepararse para esta operación, para llegar a un cambio radical de la situación".
Un vocero militar israelí declaró que "las fuerzas armadas continuarán las operaciones contra el terrorismo sobre la base de constantes evaluaciones del estado mayor. La operación continuará, será ampliada y profundizada, según las necesidades". Los dichos de este militar fueron corroborados por testigos y fuentes de Hamas, quienes aseguraron que la ofensiva militar israelí contra Gaza continuaba por la noche, con bombardeos al sur de la Franja, pese al reclamo internacional para que sea detenida la violencia.

Represalias.
En tanto, el diputado por Hamas, Mousa Abu Morzouz, afirmó que "defenderemos a nuestra gente y tomaremos represalias contra esta agresión". Morzouz, jefe del bloque de diputados de Hamas, afirmó a la cadena de noticias Al Jazeera que "hasta ahora la agresión no cesó: defenderemos a nuestra gente y nuestros militares tomarán represalias", advirtió.
Por su parte, el jefe en el exilio del grupo islamista Hamas, Jaled Mechaal, llamó a los palestinos a emprender una nueva intifada contra Israel y a perpetrar operaciones suicidas. "Hacemos un llamamiento a una intifada contra el enemigo (Israel). La resistencia proseguirá con operaciones suicidas", dijo Mechaal, que vive exiliado en Damasco.

Pedido.
La ONU, la Unión Europea y cientos de líderes mundiales exigieron ayer el cese de la violencia en la franja de Gaza, mientras que Estados Unidos llamó a su aliado hebreo a evitar víctimas civiles, al tiempo que instó al movimiento islamista a detener sus ataques con proyectiles si "quiere que termine la violencia". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el representante del Cuarteto para Oriente Medio, Tony Blair, el jefe de estado francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, y el representante de Política Exterior de la UE, Javier Solana, reclamaron la suspensión inmediata de los disparos de cohetes contra Israel, así como de los bombardeos israelíes de Gaza. El mundo árabe y musulmán condenó la ofensiva de Israel, que aseguró que su operación para acabar con los disparos de cohetes palestinos, que el sábado mataron a una civil en territorio hebreo, no ha hecho más que empezar. La Organización de la Conferencia Islámica (OCI) calificó el ataque de "crimen de guerra". (AFP)