Inicio El Mundo Monsanto debe pagar U$S 2.000 millones a una pareja que contrajo cáncer

Monsanto debe pagar U$S 2.000 millones a una pareja que contrajo cáncer

CONDENA POR GLIFOSATO

El matrimonio Pilliod, residentes de Livermore, al este de San Francisco, utilizó Roundup durante 35 años para trabajar las tierras de su casa y otras propiedades. En 2011, a Alva Pilliod, de 77 años, le diagnosticaron linfoma no Hodgkin (LNH) en sus huesos, que se extendió a su pelvis y columna vertebral, y a Alberta, de 75, le detectaron un cáncer cerebral en 2015. Ambos están en remisión, pero tomando medicamentos para la quimioterapia.
«Llevamos más de nueve años luchando contra el cáncer y no podemos hacer ninguna de las cosas que solíamos hacer. Realmente, responsabilizamos a Monsanto por eso», sostuvo Alberta en una rueda de prensa tras conocerse que Bayer, dueña de Monsanto, les deberá pagar 2.055 millones de dólares de indeminzación. El objetivo de la mujer ahora es, además de que se haga justicia, el que la empresa coloque una advertencia en la etiqueta del Roundup.
Alva y Alberta demandaron al gigante farmacéutico porque contrajeron un linfoma después de usar durante décadas el herbicida Roundup, cuyo ingrediente clave es el glifosato. «La publicidad me hizo sentir que era un producto muy seguro», tanto «como el agua azucarada», explicó Alberta ante los jueces. El veredicto del jurado del norte de California acusó a la agroquímica de actuar con negligencia y no advertir de los peligros de su producto, que acumula más de 13.400 demandas por el mismo motivo. Esta es la tercera batalla judicial que pierde la empresa alemana, pero, aferrada a estudios científicos independientes, apelará cada uno de ellos.
La indemnización que deberá pagar Bayer incluye, además de los 2.000 millones de dólares en daños punitivos -1.000 para cada víctima-, otros 55 millones en daños compensatorios. Es posible que la cifra disminuya una vez que la compañía apele la decisión del juez. La compañía alemana comunicó su decepción ante el veredicto y adelantó que el litigio «llevará algún tiempo antes de que concluya», ya que las apelaciones están pendientes y que «continuará evaluando y refinando sus estrategias legales a medida que avanza en la siguiente fase».
Bayer, al igual que hacía Monsanto, defiende que los reguladores europeos y estadounidenses no han comprobado que el glifosato pueda provocar cáncer. El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo agrícola desde que fue lanzado al mercado a mediados de los años 70. Desde entonces, y hasta 2014, más de 8,6 millones de toneladas del producto han sido utilizados en campos de todo el mundo, según datos de la organización ecologista Greenpeace.

Larga espera.
El primer caso que perdió Monsanto contra un demandante enfermo de cáncer fue el de Dewayne Johnson. Johnson desarrolló un LNH incurable que, según él, apareció tras utilizar Roundup en los terrenos escolares de la ciudad de Benicia, California. El jurado condenó a Bayer a pagarle 282 millones de dólares, pero que en noviembre de 2018 lo redujo a 78 millones. De todas formas, la multinacional apeló, por lo que el caso continúa en trámite.
Johnson ha explicado que muchos creen que es rico, pero que está prácticamente en la bancarrota, ya que la burocracia le impide acceder a la indemnización que le corresponde. El temor es que lo mismo ocurra con la pareja Pilliod.
Michael J. Miller, uno de los dos abogados de la pareja demandante, cree precisamente que lo que marcó la diferencia en este caso es que el jurado les permitió presentar documentos que han puesto de manifiesto que Monsanto había presentado como evidencias supuestos estudios científicos que en realidad eran fraudulentos. «A diferencia de lo que pasó en los dos casos anteriores, pudimos entregar toda la evidencia acumulada. Esto marcará un precedente para las miles de demandas que acumula la compañía», destacó. (Elpais.com)