Multitudinaria protesta en Venezuela

Durante una multitudinaria protesta contra el gobierno de Nicolás Maduro, la oposición venezolana llamó ayer a una huelga general de 12 horas para el próximo viernes y a una marcha hacia la sede del gobierno el 3 de noviembre, en una nueva escalada de confrontación que abate el ánimo de los impulsores del “diálogo nacional”.
Las medidas de fuerza anunciadas por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) buscan aumentar la presión sobre el gobierno de Maduro para que dé vía libre al proceso de activación de un referendo con el que el antichavismo aspira a revocar su mandato.
Los opositores “están borrachos, están desesperados y han recibido la instrucción del norte de acabar con la revolución bolivariana como sea. (Barack) Obama se va y quiere destruir a Venezuela antes de irse”, disparó Maduro durante una manifestación de seguidores que se llevó a cabo en Caracas como respuesta a la “toma de Venezuela” con la que la oposición salió a las calles en las principales ciudades del país.
Las manifestaciones, la huelga del viernes y la marcha del 3 de noviembre hacia el Palacio Miraflores ponen en evidencia el endurecimiento de la oposición ante la convocatoria de un enviado del papa Francisco a Venezuela para reunir en un “diálogo nacional” a representantes del oficialismo y la oposición el próximo domingo en la isla Maragarita.
El ex candidato presidencial Henrique Capriles aseguró que la MUD no acudirá a esa instancia de diálogo y condicionó cualquier negociación a la realización del referendo. Sin embargo, hay disidencias en la oposición sobre la conveniencia o no de abrir el diálogo, promovido por la Unasur y bendecido por el papa Francisco.
Las calles de Caracas y de otras grandes ciudades venezolanas se colmaron de manifestantes que pidieron la salida de maduro del poder. La prensa local no reportó incidentes de importancia en esta tensa jornada de marchas y contramarchas, con la excepción de la versión online de El Nacional, que informó acerca de la detención de 39 personas. (Télam)

Compartir