Negociaciones con la eurozona

GRIEGOS APOYARON AL GOBIERNO EN LAS CALLES

Decenas de miles de personas salieron ayer a las calles de varias ciudades de Grecia a manifestar su apoyo al nuevo gobierno de izquierda, mientras que en Bruselas el titular de Finanzas heleno mantuvo la primera reunión con sus pares de la eurozona para tratar la delicada situación en la que se encuentra el endeudado país.
Las manifestaciones, convocadas por diversas plataformas de ciudadanos, se desarrollaron en puntos emblemáticos como la plaza Syntagma en Atenas y la Torre Blanca en Salónica, así como en las plazas principales de Creta, Patras, Lamía, Volos, Kastoriá, Kalymnos, Lesbos y la isla de Syros, entre otros.
También hubo concentraciones en otros países, como Chipre, afectado también por las políticas de austeridad. En la capital chipriota, centenares de ciudadanos manifestaron frente la Casa de Europa, en una manifestación convocada por diversos partidos y plataformas ciudadanas.
Está previsto que las manifestaciones culminen el próximo domingo con nuevos actos que en 20 ciudades y 15 paises, como Portugal, Reino Unido, Francia, Italia, Dinamarca, Finlandia y Holanda, en vísperas de la siguiente reunión del Eurogrupo, convocada para el próximo lunes.
En Bruselas, luego de que el Ejecutivo ganó un voto de confianza en el Parlamento sobre su rechazo a ampliar el rescate internacional, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, presentó a sus pares las propuestas sobre cómo aliviar el programa que el país asumió a cambio de asistencia financiera.
La cita de los 19 ministros de Finanzas de la eurozona es la primera desde que el partido de izquierda Syriza ganó las elecciones en Grecia en enero, con la promesa de aligerar la carga de los préstamos de rescate y las medidas de austeridad fiscal impuestas por los acreedores: la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Propuesta.
Varoufakis dijo antes de abandonar Atenas que está listo para un choque con Alemania y sus aliados, por la decisión de Grecia de rechazar las medidas de austeridad, así como a terminar la cooperación con la acreedores y pedir una quita en la reestructuración de su deuda.
Asimismo, cuando le preguntaron a Varoufakis si tenía en mente una posible salida del euro, respondió: “en absoluto”.
Varoufakis ya anticipó que quiere desechar el programa de rescate y acordar uno nuevo. Pero esto llevaría tiempo y el programa de rescate termina el próximo 28 de febrero.
El titular de Finanzas griego sugirió que los acreedores europeos entreguen al país un “préstamos puente” durante algunos meses, a cambio de lo cual Grecia se comprometería a implementar más reformas.

Eurozona.
Pero Jeroen Dijsselbloem, que preside las reuniones de los ministros de la eurozona, ya anticipó que no era probable que se llegue a un acuerdo definitivo.
Varoufakis tuvo también ayer un encuentro con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, que ambos calificaron de constructivo. Lagarde voló a Bruselas para unirse a la cumbre del Eurogrupo en una muestra de la importancia que el FMI confiere a la crisis de Grecia.
“Son competentes, inteligentes, han pensado en sus problemas. Tenemos que escucharles”, dijo Lagarde.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, remarcó que su gobierno “no dará marcha atrás” en su intención de modificar los términos del rescate.
Tsipras tiene planeado reunirse hoy con sus contrapartes de la Unión Europea (UE) en una primera reunión cumbre, pero se espera que los líderes no toquen el tema de las negociaciones sobre el rescate y lo dejen a la reunión de ministros de Finanzas del próximo lunes. (Télam)