Inicio El Mundo Niño en el pozo: el momento más crítico del rescate

Niño en el pozo: el momento más crítico del rescate

El recate de Julen, el niño que cayó a un pozo en España, está atravesando su momento más crítico. Así lo confirmó Santiago Suárez, director de la Brigada de Intervención Minera de Asturias. “Falta unir la galería con el punto donde se encuentra el niño. Necesitan tener mucho cuidado”, reconoció.

Lo positivo es que el terreno es muy duro y eso evitaría cualquier tipo de derrumbamiento a la hora de acceder de un sitio a otro. Según publicó El Español, la excavación de la galería horizontal ha progresado hasta los 3,15 metros.

Desde el mediodía, han tomado tierra en la zona de trabajo 3 helicópteros: el primero procedía de Sevilla con el material explosivo a bordo que se comentó esta mañana; el segundo y el tercero han traslado desde Palma de Mallorca y desde Cantabria a cuatro guardias civiles del Equipo de Montaña, especialistas en espeleología y microvoladuras, para reforzar el dispositivo de rescate por si fuera necesario hacer relevos. 

La excavación de esa galería perpendicular ha costado más de lo que estaba previsto. Los mineros, que estimaron que tardarían 24 horas en llegar hasta el niño, han tardado algo más debido a la dureza del terreno. 

El problema es que no existe ningún tipo de coordenadas. «Antes de acometer la fase final de comunicación conviene tener claro donde está (el niño)”. Para ello, van a utilizar un “tipo de explosivo expansivo, no rompedor. El objetivo es ablandar el terreno para seguir avanzando”. 

Durante todo este proceso, los mineros se están comunicando con la superficie a través de un cable que va dentro de un tubo y, a su vez, disponen de un sistema de ventilación y otros dispositivos de emergencia.