No avanzaron las negociaciones

CONTINUAN LOS ENFRENTAMIENTOS EN SIRIA

Una nueva cumbre de potencias para tratar de poner fin a la guerra en Siria culminó ayer en Viena sin avances tangibles, mientras continuaron los enfrentamientos en el país árabe y la cifra de muertos siguió su imparable aumento.
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y su par ruso, Serguei Lavrov, dijeron que el “grupo de contacto” sobre Siria que presiden acordó reforzar un inestable alto el fuego pactado en febrero pasado entre el gobierno y grupos rebeldes sirios.A su vez, a través de Kerry, los 26 países y organizaciones internacionales reunidos en la capital austriaca anunciaron su intención de recurrir a un puente aéreo de emergencia si se sigue bloqueando el envío de ayuda humanitaria por tierra.
Pese a las muestras de concierto, los desacuerdos subyacentes entre Washington y Moscú sobre Siria volvieron a quedar al desnudo, y la ONU no pudo fijar una fecha para la reanudación de conversaciones de paz que están interrumpidas desde el mes pasado.
En Siria, en tanto, al menos 50 combatientes y dos civiles murieron ayer en fuertes combates entre facciones rebeldes en un suburbio al este de Damasco, informó la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Debate.
Además, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo que no podía volver a invitar al gobierno del presidente sirio, Bashar Al Assad, y a la oposición siria a reanudar las conversaciones de paz hasta que no haya una tregua “creíble”.
Kerry dijo que el Grupo Internacional de Apoyo a Siria (ISSG) acordó que habrá consecuencias para quienes violen el alto el fuego y prometió mantener su presión sobre Al Assad para que cumpla y para que permita la distribución de ayuda humanitaria.
Pero Lavrov insistió con la posición rusa de que Moscú apoya militarmente a Siria como Estado soberano y no a Al Assad de modo personal porque el Ejército sirio es “la mejor fuerza” sobre el terreno para combatir al grupo yihadista Estado Islámico (EI).
“No protegemos a alguien de forma personal, sino a un Estado soberano de la ONU, cuyo gobierno así lo ha solicitado”, dijo Lavrov en rueda de prensa junto a Kerry y a de Mistura, informó la agencia de noticias EFE.

Divisiones.
Las divisiones entre Estados Unidos y Rusia han complicado los esfuerzos diplomáticos internacionales para tratar de acordar un marco dentro el cual Siria pueda realizar una transición política que permita pacificar el país.
Washington dice que Al Assad es responsable del terrible agravamiento del conflicto al haber reprimido brutalmente las protestas en su contra con las que comenzó, en 2011, y que, por tanto, el presidente no debería jugar ningún rol en la transición.
Rusia, por su parte, acompañada por Irán, dice que esta cuestión debe ser decidida exclusivamente por los sirios.
La semana pasada, Kerry dijo que la fecha del 1 de agosto que el Consejo de Seguridad se fijó para un acuerdo sobre el marco de la transición era una “meta” y no un plazo perentorio, en lo que se interpretó como una moderación de la postura estadounidense. (Télam)