“No hay que contentarse con reprimir a los que causaron mal”

El jurista Roberto Carlés y el legislador nacional Remo Carlotto coincidieron ayer en que el Papa Francisco dio un “mensaje claro y contundente” a medios, jueces y políticos sobre la necesidad de mantener una “visión humanista de la cuestión penal”.
El Papa Francisco envió una carta en las últimas horas del domingo a los participantes del XIX Congreso de la Asociación Internacional de Derecho Penal, en la que puntualiza que “el gran reto” a cumplir en materia de seguridad es “no contentarse con reprimir, disuadir y aislar a los que causaron mal, sino ayudarlos a recapacitar y transitar por las sendas del bien”.
Carlés, coordinador de la comisión elaboradora del anteproyecto de reforma al Código Penal, resaltó que, en su misiva, Francisco remarcó que “el aumento o endurecimiento de las penas no resuelve los problemas sociales, ni logra disminuir los índices de delincuencia”.
Además, el Papa consideró que los medios de comunicación “juegan un papel muy importante y tienen una gran responsabilidad: de ellos depende informar y no contribuir a generar alarma o pánico social cuando se dan noticias de hechos delictivos”.
Por eso, Carlés declaró que se trata de “un mensaje claro y contundente para los medios, los políticos, juristas y jueces para que tengan una visión humanista de la cuestión penal y hace referencia a la función del Estado respecto de las víctimas, en torno a la necesidad de contenerlas”.

Carlotto.
Para Carlotto, titular de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, las palabras de Francisco son la expresión de “un dato claro y objetivo de la realidad”.
La carta detalla también que de las empresas periodísticas “depende informar rectamente y no contribuir a crear alarma o pánico social cuando se dan noticias de hechos delictivos”.
“Están en juego la vida y la dignidad de las personas, que no pueden convertirse en casos publicitarios, condenando a los presuntos culpables al descrédito social antes de ser juzgados, o forzando a las víctimas, con fines sensacionalistas, a revivir públicamente el dolor sufrido”, expresó Francisco.
Sobre este punto, Carlotto opinó que los canales, las radios y los periódicos, “en lugar de esclarecer, construyen un espectáculo comunicacional y vulneran los derechos, tanto de las personas que se presumen autores, como de las víctimas que están esperando que el Poder Judicial dé respuestas a sus demandas”.

Pasos necesarios.
También, el Sumo Pontífice exhortó a que se den los pasos necesarios para que “el perdón no se quede únicamente en la esfera privada, sino que alcance una verdadera dimensión política e institucional para crear relaciones de convivencia armoniosa”.Francisco ya se había pronunciado en términos similares durante un encuentro que mantuvo en marzo último con Carlés.
En esa reunión, el Papa se había comprometido a fijar su posición sobre el tema en una carta formal y, por esa razón, Carlés recibió la misiva, dirigida tanto a la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología, como a la Asociación Internacional de Derecho Penal, organizadoras -ambas entidades- de congresos sobre problemáticas del fuero penal.
“Las señales que da el Papa respecto a la estigmatización social, al abuso de la prisión preventiva y a la idea de encarcelamiento como solución, son una respuesta lógica y humana”, afirmó Carlotto.
Recordó que no dio “ningún resultado” el endurecimiento de las penas, generado a partir de la llamada “legislación Blumberg”.

Venganza.
En este sentido, la misiva firmada por el Papa Francisco, plantea que “sería un error identificar la reparación sólo con el castigo, confundir la Justicia con la venganza, lo que sólo contribuiría a incrementar la violencia, aunque esté institucionalizada”. (Télam)