“Notable pérdida de votos”

RAJOY CONFIRMA QUE BUSCARA SU REELECCION A FIN DE AÑO

El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, reivindicó ayer la victoria de su Partido Popular (PP) en las elecciones municipales y autonómicas del domingo y, pese a reconocer que perdió apoyos, confirmó que no habrá cambios en su gobierno y buscará la reelección en las generales de fin de año.
“La victoria es incuestionable. pero hemos sufrido una notable pérdida de votos y no podemos estar satisfechos. Negarlo sería tan absurdo como negar que hemos ganado las elecciones”, aseguró Rajoy en conferencia de prensa en la sede de su partido en Madrid, al hacer balance de los resultados de los comicios.
“No me voy a refugiar en el hecho de haber sido el partido más votado. Aspiramos a mucho más”, añadió, después de que el PP perdió 2,5 millones de votantes en las municipales y la mayoría absoluta en todas las comunidades que gobernaba (11 de 13).
Sin embargo, lejos de hacer una autocrítica, Rajoy simplemente sugirió que los dirigentes del PP deben “ser más próximos y más cercanos y explicar mejor las cosas”.
Después de tres años en el poder, el líder de la derecha española atribuyó el castigo recibido por el PP en las urnas al desgaste que supone gobernar y aplicar “medidas impopulares” pero “imprescindibles”.
“Siempre que hay una crisis como la que hemos vivido los gobiernos sufren, se resienten”, dijo.

Corrupción.
También reconoció que el PP se ha visto afectado electoralmente por “los casos de corrupción que se produjeron y salieron a la luz en estas últimas fechas aunque viene de tiempo atrás”.
Pero no se mostró dispuesto a profundizar en los problemas y errores que han cometido el oficialismo conservador, sino más bien optó por dar una vuelta a la página.
A partir de ahora, dijo el jefe de gobierno, el PP buscará pactos bajo las premisas de la “estabilidad”, la “transparencia”, el “control adecuado de las cuentas publicas” y el objetivo de la recuperación económica y la creación de empleo”.
“El objetivo es el mismo: seguir trabajando para que los datos de crecimiento y empleo, que van bien, sigan mejorando en el futuro”, subrayó.
También reiteró que es “partidario” de que “gobierne la lista más votada” porque “es lo más democrático”.

Liderazgo.
Finalmente, Rajoy quiso zanjar el debate en torno al cuestionamiento de su liderazgo tras la debacle electoral del PP.
“No habrá ningún cambio en el gobierno ni en el partido”, sostuvo al ser consultado por los periodistas sobre si competirá por la reelección a final de año.
“Con la gente que está al frente, ganamos las elecciones de 2011. No me parece que el problema venga de cambiar o dejar de cambiar”, sentenció.

Ada Colau.
La gran ganadora de la izquierda española y la futura intendenta de Barcelona, Ada Colau, anunció ayer que ni bien asuma el cargo terminará con los desalojos y los cortes energéticos y de agua que golpean a los sectores más necesitados, promesas que sus aliados de Podemos impulsan para el resto del país.
“Ahora la ciudad de Barcelona es injusta, hay ciudadanos de primera y de segunda. Nosotros aprobaremos un plan de choque de 30 medidas, entre las que se incluye acabar con los desahucios (desalojos), con la pobreza energética, generar trabajo y de calidad y luchar contra la corrupción”, prometió Colau, la dirigente social de 41 años, que se convertirá en la primera intendenta de Barcelona.
Además, interpelará a los bancos para que las viviendas vacías puedan ser alquiladas a precios sociales accesibles, según anunció en una conferencia de prensa que dio un día después de sorprender en las urnas e imponerse como la primera minoría en la capital catalana.
Tras la explosión de la crisis financiera en 2008 en Estados Unidos y luego en Europa, España se convirtió en el país con más desalojos por incapacidad de pagar las hipoteca y con más viviendas vacías del Viejo Continente, destacó la dirigente.
Colau, una activista que defiende a los afectados por los desalojos y la crisis financiera en general, logró ayer sumar 11 de los 41 concejales que tiene el municipio de Barcelona en las elecciones locales y regionales, unos comicios considerados como una antesala para los generales de fin de años. (Télam)