Obama califica decapitación como un acto de “pura maldad”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó ayer la muerte del ciudadano estadounidense, Peter Kassig y que fue decapitado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), como un acto de “pura maldad”.
Obama, de regreso de una gira por China, Birmania y Australia, se refirió a la muerte de Kassig, también conocido como Abdul Rahman desde que se convirtió al islamismo, como “un acto de pura maldad por un grupo terrorista que el mundo asocia con actos inhumanos”.
El mandatario acusó al EI de estar “aprovechándose” de la “tragedia” que vive Siria para “promover sus propios fines egoístas”, mientras personas como Kassig “conmovido por el sufrimiento de los civiles sirios viajó a Líbano para trabajar en un hospital tratando a los refugiados”.
El Estado Islámico aseguró ayer haber ejecutado a Kassig, de 26 años, en un vídeo difundido ayer en internet en el que también se muestra la decapitación de un grupo de soldados sirios.
El miliciano encapuchado vestido de negro que señala a una cabeza ensangrentada colocada a sus pies y declara que corresponde a Kassig, tiene acento británico, según apuntan algunos medios, y podría tratarse del mismo individuo que ha aparecido en otros vídeos, conocido en el Reino Unido como Yihadi John.

Captura.
Kassig fue capturado el 1 de octubre de 2013 en la provincia oriental de Deir al Zur cuando viajaba en una ambulancia para distribuir suministros y equipos médicos, y durante su año de cautiverio se convirtió al islamismo, tras compartir celda con un musulmán sirio devoto.
“Nos rompe el corazón saber que nuestro hijo, Abdul Rahman Peter Kassig, ha perdido la vida por su amor por el pueblo sirio y su deseo de aliviar su dolor”, indicaron sus padres Ed y Paula en un mensaje de Facebook.
Antes de que el Gobierno estadounidense certificara la autenticidad del vídeo, sus padres pidieron “respetuosamente” a los medios de comunicación que no “siguieran el juego” a los yihadistas y evitaran difundir las imágenes distribuidas por el EI.
“Preferimos que se escriba sobre nuestro hijo y sea recordado por su importante labor y el amor que compartía con sus amigos y su familia, no de la forma que los secuestradores emplean para manipular a los estadounidenses y promover su causa”, dijeron.
El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que durante el tiempo en el que el cooperante estuvo en cautiverio, “su familia y todo el Gobierno trabajaron para evitar este desenlace”. (Télam)