Obama pidió levantar embargo

EE.UU. REANUDARA LOS VUELOS COMERCIALES A CUBA

El presidente estadounidense, Barack Obama, volvió a pedir al Congreso que levante el bloqueo a Cuba. A un año del deshielo entre ambos países, se llegó a un acuerdo diplomático para restablecer los vuelos comerciales con la isla.
El presidente de EE.UU, Barack Obama, volvió ayer a urgir al Congreso a que levante el bloqueo a Cuba, porque es “el legado de una política fallida”, a un año del deshielo entre ambos países, y el Departamento de Estado anunció que se llegó a un acuerdo diplomático para restablecer los vuelos comerciales con la isla.
Obama reiteró también, en un comunicado, que el “cambio” en Cuba no ocurrirá “de la noche a la mañana” y que la normalización completa de las relaciones “será un largo viaje”.
Agregó que gracias al giro en la política hacia Cuba, Estados Unidos está “en una posición más fuerte” para relacionarse “con los pueblos y gobiernos” de todo el continente.
En esa misma dirección, el mandatario estadounidense aclaró hace tres días que si “va de visita (a Cuba), parte del trato es que voy a poder hablar con todo el mundo”, en alusión a la disidencia, porque, aclaró, “no estoy interesado en validar el statu quo” en la isla.
Ante esa posible visita, Josefina Vidal, la principal negociadora cubana con Estados Unidos, respondió que “va a ser bienvenido”, pero recordó que “Cuba siempre ha dicho que no va a negociar cuestiones inherentes al ordenamiento interno del país a cambio de una normalización de relaciones con Washington”.

Vuelos.
Por otra parte, el Departamento de Estado precisó en un comunicado que el acuerdo sobre vuelos comerciales se logró el miércoles en Washington, tras negociaciones lideradas por el subsecretario de Estado adjunto para Asuntos de Transporte, Thomas Engle, por la parte estadounidense, y el embajador Yuri Gala López por la cubana.
El acuerdo permitirá continuar con las operaciones de compañías chárter ya existentes y “establecer servicios aéreos regulares”, lo que “facilitará un aumento de los viajes autorizados” de estadounidenses a la isla y promoverá “los vínculos pueblo a pueblo entre los dos países”, según la nota oficial.
No obstante, el Departamento de Estado recordó que “la ley estadounidense sigue prohibiendo los viajes a Cuba para actividades turísticas”.

Negociaciones.
El 17 de diciembre de 2014, Obama y su homólogo de Cuba, Raúl Castro, anunciaron el inicio de un proceso histórico para normalizar las relaciones bilaterales, tras más de medio siglo de enfrentamiento político, diplomático y militar, así como de bloqueo comercial a la isla.
Tras varias reuniones y negociaciones, en julio pasado se logró reabrir las embajadas de Cuba en Washington y las de Estados Unidos en La Habana.
Pero todavía quedan cuestiones muy complejas por resolver como las compensaciones económicas que Washington reclama por la expropiaciones de sus empresas al inicio de la revolución y Cuba por los costos del bloqueo de más de medio siglo, y también persisten importantes diferencias entre los dos países en asuntos como inmigración y derechos humanos.
En cuanto al embargo económico sobre la isla, aunque Obama ha tomado medidas ejecutivas para flexibilizar los viajes y algunas transacciones comerciales, su levantamiento completo depende del Congreso de EE.UU., controlado hoy en su totalidad por los republicanos, que se oponen mayoritariamente a su eliminación.
Según remarcó Obama, el Congreso de EE.UU. “puede apoyar una vida mejor para los cubanos” con el levantamiento de ese embargo.
El senador demócrata Patrick Leahy, uno de los actores fundamentales en el acercamiento entre ambos países, aseguró que solo “un pequeño grupo de legisladores” del Congreso estadounidense “vive en el pasado” y la mayoría reconoce la necesidad de levantar el embargo a la isla.
Precisamente, el miércoles varios congresistas anunciaron la creación de un grupo especial de trabajo para Cuba, en el que legisladores de ambos partidos esperan abordar nuevas políticas que contribuyan a los intereses de Estados Unidos. (Télam)