ONU condena disparo de misil norcoreano

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas “condenó firmemente” ayer el último disparo de un misil norcoreano, al que juzgó “altamente provocador”, en tanto Francia y Rusia llamaron a “negociaciones directas” con Pyongyang para reducir la tensión.
Los ensayos con misiles son “actos escandalosos”, estimó el Consejo en su declaración, y pidió a Corea del Norte “frenarlos de inmediato”. “Estas acciones no son sólo una amenaza para la región sino también para todos los estados miembros de la ONU”, indica el texto, aprobado por los 15 integrantes del organismo, incluido Japón, miembro no permanente del Consejo.
Los disparos de misiles, “así como otras acciones recientes y declaraciones públicas” de Pyongyang “minan deliberadamente la paz regional y la estabilidad”, agrega el texto, que no hace referencia a nuevas sanciones contra el gobierno de Kim Jong-Un.
El nuevo misil tenía capacidad de alcanzar la isla estadounidense de Guam en el Pacífico, según expertos.

Más sanciones.
Recorrió una distancia inédita de 3.700 km tras haber sido disparado desde un lugar cercano a Pyongyang, días después de que el Consejo de Seguridad aprobara una octava serie de sanciones para intentar convencer al régimen norcoreano de negociar sus ilegales programas balístico y nuclear.
Esa resolución sancionaba una sexta prueba nuclear norcoreana, de lejos la más potente, en la que según Pyongyang se hizo explotar una bomba H de un tamaño capaz de ser transportada en un misil.
Ayer, el presidente de Estados Unidos Donald Trump advirtió a Corea del Norte que el armamento de Washington podría hacer “desmoronarse” el alma de sus enemigos.
“Luego de ver nuestras capacidades (de combate y de respuesta bélica) tengo más confianza que nunca que nuestras opciones son no solamente efectivas sino también demoledoras”, dijo Trump en un discurso dirigido al personal de la Fuerza Aérea. (Télam)