Otro día de terror en Londres

AL MENOS 29 HERIDOS EN UN ATENTADO DEL EI EN EL SUBTE

Veintinueve personas resultaron heridas ayer al explotar una bomba en un vagón del subte de Londres, que las autoridades calificaron como un “ataque terrorista”, reivindicado por el grupo islamista radical Estado Islámico (EI), que vuelve a sacudir al Reino Unido y se enmarca en una ola de atentados que tiene en vilo a Europa.
El ataque, el quinto en el Reino Unido en lo que va del año, se produjo poco después de las 8.15 hora local (12.15 hora argentina), en plena hora pico del transporte, cerca de la estación de Parsons Green de la línea Disctrict Line, en Wimbledon, suroeste de Londres.
El Servicio Nacional de Salud (NHS) y el Servicio de Ambulancias de Londres informaron que los 29 heridos fueron internados en distintos hospitales, la mayoría de ellos con quemaduras en la cara, brazos y piernas y ninguno con heridas que pongan en riesgo la vida.
Investigadores de la lucha contra el extremismo están buscando a la persona que llevó el dispositivo y tratando de averiguar cómo se detonó. También intentan establecer dónde se unió el dispositivo y dónde se adquirieron los materiales.

Quinto ataque.
El incidente es el quinto ataque terrorista en el Reino Unido este año, después de los de Westminster, London Bridge, Manchester y Finsbury Park.
Según un comunicado difundido por la agencia de noticias Amaq, vinculada al EI, el ataque fue obra de un “destacamento” del grupo yihadista.
Asimismo, sostuvo que la explosión hirió a “29 cruzados” y amenazó al Reino Unido con que el “próximo” ataque que “va a ser peor con la decisión de Dios y gracias a Dios”.

May.
La primera ministra británica, Theresa May, anunció ayer que el Reino Unido elevó a “crítico” el nivel de alerta terrorista, el más alto, lo que significa que un atentado puede ser inminente.
La jefa de gobierno afirmó que la bomba, la cual, según la policía, explotó parcialmente y era de fabricación casera, “tenía como objetivo causar un gran daño” y pidió a los ciudadanos que se mantengan “alerta” en el transporte público de la capital británica.
Asimismo, May cuestionó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por sugerir que los autores del atentado estaban en el radar de la policía británica.
La premier dijo que “especular sobre una investigación en marcha no ayuda a nadie” y pidió a los ciudadanos que tengan imágenes o información del atentado que se comuniquen con las autoridades.
En el lugar, según pudo constatar Télam, todos los comercios que rodean a la estación fueron cerrados por orden de la policía, que consideró necesaria una evacuación para que los agentes especializados pudieran investigar.
A última hora de la tarde, la zona seguía cerrada al público y sólo se encontraban escasos medios de prensa, junto a unos pocos vecinos que intentaban regresar a sus hogares.

Barrio tranquilo.
Parsons Green es un barrio residencial del suroeste de Londres, que se destaca por su tranquilidad y el buen pasar económico de sus habitantes.
Antonio Vecchio, un italiano de 35 años que trabaja como repartidor con su camioneta, le dijo a
Télam que ayer estaba estacionado cerca de la estación, escuchó gritos y luego vio gente que corría. “Me invadió el pánico y corrí hacia la parada del colectivo para protegerme”, relató.
Una foto del interior del vagón donde ocurrió la explosión, que circuló por las redes sociales, muestra un balde blanco quemado dentro de una bolsa de supermercado, con cables estirados por el piso de la formación, que estaba detenida en la estación cuando ocurrió el estallido.
El atentado es el quinto de este año en el Reino Unido, que se encuentra en alerta ante esta seguidilla de ataques, casi todos islamistas, que recuerda los peores momentos del conflicto con la guerrilla católica norirlandesa del IRA.
En mayo pasado, 22 personas murieron en un atentado suicida en Manchester al término de un recital de la cantante estadounidense Ariana Grande.
Ese ataque, cometido por un joven islamista británico y reivindicado por el EI, fue el más letal desde los atentados de la red Al Qaeda de 2005 contra la red de subtes y un colectivo en Londres, que dejaron 56 muertos -incluidos los cuatro atacantes suicidas, todos británicos- y 700 heridos. (Télam)