Parlamento griego aprueba pacto

ACUERDO ENTRE UE Y TURQUIA PARA DEVOLVER REFUGIADOS

Grecia aprobó ayer el pacto sellado entre la Unión Europea (UE) y Turquía para enviar a Ankara a los refugiados llegados ilegalmente a su territorio, en medio de las crecientes denuncias contra el gobierno turco por realizar devoluciones masivas y “disparar a matar” a los sirios que intentan cruzar la frontera.
La ley, aprobada por con 168 votos a favor y 107 en contra, generó una fuerte oposición hacia el interior del gobierno encabezado por el primer ministro, Alexis Tsipras, debido a que muchos funcionarios rechazan considerar a Turquía como un “país seguro”, tal como sostiene el acuerdo que entró en vigor el 20 de marzo.
El ministro de Migración griego, Yanis Muzalas, admitió durante el debate que la ley “no es una solución” sino “un instrumento” que puede contribuir a encontrar una solución a la crisis de refugiados, pero que tampoco pueden saber si Turquía cumple o no el acuerdo, informó la agencia de noticias EFE.

Procedimientos.
La ley aprobada ayer establece dos procedimientos distintos para los migrantes, uno para los que lleguen a las islas con centros de registro, puertos y aeropuertos, y otro para los que lo hagan al resto del territorio heleno.
En el primer caso, deberán identificarse y presentar la solicitud de asilo en los mismos centros de registro en un plazo máximo de 15 días.
Para aquellos que no demanden asilo o cuya solicitud sea rechazada, el proceso que se iniciará será el de deportación a países como Turquía.
Para los que no lleguen a uno de los centros de registro de las islas y pidan asilo en otros puntos del país el plazo máximo de tramitación de su petición será de 12 meses, tiempo en el que los demandantes se podrán acoger a permisos de residencia y trabajo, algo que no era posible hasta ahora.
Fuentes del gobierno griego citadas por la agencia de noticias EFE precisaron que tanto el inicio de las tramitaciones del asilo con la nueva ley como las primeras devoluciones comenzarán el lunes.
La ley surge en medio de una grave crisis de refugiados en Europa que ha puesto en jaque al bloque regional, cuyos miembros, ante el desborde de la situación, han optado por endurecer sus políticas migratorias, cerrar las fronteras e intentar deshacerse del problema enviado a Turquía a los refugiados. (Télam)