Pérez Molina, a la cárcel por corrupción

EL CONGRESO DE GUATEMALA ACEPTO LA RENUNCIA DEL PRESIDENTE Y NOMBRO EN SU LUGAR AL HASTA AHORA VICE

El Congreso de Guatemala aceptó ayer la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, quien fue enviado a la cárcel por corrupción, y nombró en su lugar al hasta ahora vice, Alejandro Maldonado, quien deberá completar el mandato hasta el 14 de enero próximo, a tres días de las elecciones generales del domingo, en medio de festejos populares por la dimisión y la prisión del general retirado.
En el contexto de la crisis que atraviesa el país -que ya tiene a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti en una cárcel común, aunque con comodidades, y a Pérez Molina ahora en la cárcel de hombres Matamoros, en la capital guatemalteca, tras el pedido de encarcelarlo del Ministerio Público (MP, fiscalía) por la red de defraudación aduanera conocida como La Línea-, el Congreso tomó juramento a Maldonado como el mandatario número 49 de la república y noveno de la última etapa democrática.

Jura.
Maldonado, quien hace solo 119 días era juez de la Corte Constitucional, juró como vicepresidente el 14 de mayo, en sustitución de Baldetti, forzada a renunciar el 8 de ese mes por la presión social contra la corrupción, tras la denuncia del MP y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), dependiente de Naciones Unidas (ONU).
Esa presión continuó hasta forzar en la noche del miércoles la renuncia de Pérez Molina, quien se negaba a dimitir pero finalmente lo hizo porque la ley impone su abandono del cargo en caso de que se le pidiera la prisión preventiva, lo que ocurrió finalmente ayer.
Antes de asumir, Maldonado dijo que como presidente buscará ser el centro de convocatoria para promover las “reformas necesarias y urgentes” que necesita el país, en alusión al masivo reclamo popular de revisión de la Ley Electoral y de los Partidos Políticos, que, de todos modos, regirá los comicios generales del próximo domingo.
“Pretendería como representante de la unidad nacional ser un centro de convocatoria para que se promuevan las reformas necesarias, con urgencia y con acierto, aprovecharía la posición de jefe de Estado y de gobierno para convocar a sectores importantes de la sociedad a que aporten lo necesario”, indicó Maldonado.

Gabinete.
Durante su discurso de toma de posesión, Maldonado pidió la renuncia a los miembros del gabinete, pues aseguró que los meses que estará en el gobierno deberán “servir como ejemplo de decoro, dignidad y entrega”.
Agregó que estas renuncias son necesarias para hacer las sustituciones “que encajen con ese gobierno transitorio de ejemplaridad”; también solicitó a los grupos sociales que hagan “propuestas idóneas” y propongan “miembros más ilustres” para que sean parte del gobierno.
El nuevo presidente también instó a la población a que no se rinda en su lucha contra la impunidad, y subrayó “es necesario entender que en lo que resta de este año debe haber una respuesta positiva a una clamorosa demanda de presencia y participación”.

Suspensión.
Los festejos populares por cinco meses de presión en las calles para que renunciara Pérez Molina ahora se volcaron al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para pedir la suspensión del partido Libertad Democrática Renovada (Líder), cuyo candidato a presidente, Manuel Baldizón, por primera vez apareció segundo en una encuesta de intención de voto, superado por poco por el popular comediante de televisión Jimmy Morales, del Frente de Convergencia Nacional (FCN), y seguido de cerca por Sandra Torres, de Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).
A este clamor se sumaron los fiscales de las agrupaciones políticas que participarán en las elecciones generales, que solicitan la cancelación de Líder por violar la Ley Electoral y de Partidos Políticos al superar con creces el tope legal de gastos.

A todo esto, Pérez Molina se presentó en la primera audiencia del juez Miguel Angel Gálvez, que tiene a su cargo la causa de La Línea, a partir de las acusaciones de la fiscal general Thelma Aldana, con el apoyo de la Cicig.
Pérez Molina fue jefe de Estado Mayor del Ejército bajo la dictadura de Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio de 1.771 indígenas. (Télam)