Perú: polémicas declaraciones de cardenal

El gobierno de Perú rechazó ayer declaraciones del cardenal primado de la Iglesia católica en el país, Juan Luis Cipriani, quien dijo por radio que los abusos sexuales que sufren niñas se deben a que la mujer “se pone muchas veces como en un escaparate, provocando”.
“Tenemos que desterrar de raíz aquel patrón que considera natural la agresión contra la mujer”, afirmó la ministra de la Mujer, Ana Romero Lozada.
La funcionaria subrayó que “el escaparate que conocen (las víctimas) en esos momentos de la violación es el de la vergüenza, el dolor, la humillación”, y agregó que la misión de su cartera es “alzar la voz en contra de estas violaciones”.
Romero Lozada exhortó a “tener cuidado con lo que se dice” porque el Perú es “el tercer país del mundo en cantidad de violaciones sexuales”.
Cipriani, arzobispo de Lima, criticó el sábado, en su programa en la emisora RPP, a “esos medios de comunicación que constantemente difunden violencia, violencia también contra la mujer, y también que difunden ese abuso del cuerpo, como atracción física carnal, en horarios y de maneras muy sutiles”.
El purpurado agregó que de ese modo “van creando toda una situación que luego las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando”.
Las declaraciones de Cipriani -quien es el primer cardenal que procede de la prelatura ultraconservadora Opus Dei y a menudo genera polémicas con sus dichos- fueron refutadas inmediatamente por legisladores de diversas extracciones ideológicas.
“Señor cardenal, en los casos de violencia contra la mujer solo hay un responsable: el victimario”, escribió en su Twitter el congresista Alberto de Belaunde, del partido centrista gobernante Peruanos Por el Kambio (PPK).
La parlamentaria Indira Huilca, del Frente Amplio de centroizquierda, sostuvo, también a través de Twitter, que “nadie tiene derecho de abusar de una mujer, no hay una justificación válida”, y subrayó que “Cipriani hace apología a la violencia en un país de violadores”. (Télam)