Piden juicio político a Temer

JUEZ DE LA CORTE ORDENA A DIPUTADOS ABRIR TRAMITES

El juez de la Corte Suprema de Brasil Marco Aurelio Mello ordenó ayer que la Cámara de Diputados abra los trámites para un juicio político contra el vicepresidente Michel Temer, similar al proceso en curso contra la mandataria Dilma Rousseff.
El pedido de un juicio político contra Temer fue presentado por un abogado y rechazado por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, pero el denunciante apeló al Supremo y obtuvo el apoyo del magistrado Mello, quien alegó que la acusación es similar a la que llevó a iniciar el proceso contra Rousseff.
El autor del pedido de juicio político, Mariel Márley Marra, sostuvo en su denuncia que el vicepresidente habría incurrido en el mismo “delito de responsabilidad” que Rousseff al firmar algunos de los decretos que facilitaron unas maniobras contables para maquillar los resultados del Gobierno en los últimos dos años.
Sin embargo, el presidente de Diputados, que integra el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMBD), que lidera Temer, se negó a aceptar las acusaciones contra su jefe partidario, al mismo tiempo que sí aceptó las que se hicieron contra Rousseff, tal como dejó asentado el juez en su decisión de hoy.
El juez explicó que su sentencia “no emite juicios en relación a la conducta del vicepresidente de la República”, pero consideró que Cunha, al rechazar una demanda y aceptar otra, “no atendió la debida formalidad legal”.
Mello también determinó que se instale una comisión especial en la Cámara de Diputados, bajo el mismo molde de la ya designada para analizar las acusaciones contra Rousseff, pero centrada en el caso del vicepresidente. A pesar de que el PMDB resolvió el 29 de marzo abandonar la alianza de gobierno que lidera el Partido de los Trabajadores (PT), Temer se mantiene en el cargo.

Elecciones.
Por otra parte, la ex candidata presidencial brasileña Marina Silva, tercera en los comicios de 2014, pidió ayer la anticipación de las elecciones presidenciales como una posible solución a la crisis política y la tensión generada por juicio político de la presidenta Dilma Rousseff y un posible nuevo gobierno del ahora opositor vicepresidente Michel Temer.
“La salida es una nueva elección”, dijo Silva en un discurso realizado en Brasilia, durante el lanzamiento de la campaña “Ni Dilma ni Temer” que reclama que el Superior Tribunal Electoral anule la victoria de la mandataria en las elecciones de 2014 por supuestas irregularidades en las donaciones de empresas.
El evento fue realizado por el partido Rede, que anunció que pedirá al tribunal electoral que determine si hubo donaciones con origen ilegal de las empresas acusadas de pagar sobornos para ganar licitaciones en la petrolera estatal Petrobras. (Télam)