Piden proteger a medios

ONU DEFIENDE LA LIBERTAD DE PRENSA

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, Naciones Unidas alertó ayer por las crecientes restricciones que sufren los periodistas y advirtió además que la lucha contra el extremismo puede coartar la libertad de expresión y de comunicación.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se declaró “muy preocupado” por el ambiente cada vez más restrictivo en el que trabajan los periodistas en muchos países y urgió al mundo a comprometerse con la libertad de prensa.
“Sin este derecho fundamental, la gente es menos libre y menos fortalecida. Con él, podemos trabajar juntos para un mundo de dignidad y oportunidad para todos”, dijo Ban en un mensaje con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa.
El jefe de Naciones Unidas subrayó que las limitaciones de la libertad de expresión “ponen cadenas al progreso” y urgió a todos los gobiernos, políticos, empresas y ciudadanos a “comprometerse a promover y proteger unos medios independientes y libres”.
“Demasiado a menudo los periodistas son amenazados, acosados, obstruidos o incluso asesinados en la búsqueda de información. Muchos languidecen en detención, algunos en condiciones deplorables, por arrojar luz sobre fallos de gobierno, actividades ilícitas de compañías o problemas sociales”, señaló Ban.
“Los medios, incluidos y cada vez más en Internet, nos sirven de ojos y oídos. Todos nos beneficiamos de la información que ofrecen”, añadió.

Controles.
Por su parte, el relator especial de la ONU para la libertad de expresión, David Kaye, advirtió que los esfuerzos de algunos gobiernos para atajar el “extremismo violento” pueden constituir “la excusa perfecta” para que restrinjan la libertad de expresión y controlen el acceso a la información.
El relator subrayó en un comunicado que normalmente los programas y políticas de algunos gobiernos no definen claramente palabras claves como “extremismo” o “radicalización”, por lo que “en ausencia de una definición precisa, estos términos suelen ser utilizados para restringir un amplio abanico de expresiones legítimas”.
Kaye consideró “esencial” para los gobiernos y los actores no estatales luchar contra la violencia y su incitación, pero en su declaración anual conjunta con otras asociaciones de derechos humanos insistió en los riesgos de que esas medidas socaven la libertad de expresión y la independencia de los medios.
“Algunos gobiernos han puesto en su punto de mira a periodistas, blogueros, disidentes políticos, activistas y defensores de los derechos humanos para contrarrestar ofensas”, denunció, tras agregar que “el daño lo sienten no solo los periodistas sino también sus audiencias”. (Télam)