Piden reformas en la UE

Pese a su divergente visión sobre Europa, los líderes de Francia y el Reino Unido llamaron ayer a reformar la Unión Europea (UE), al inicio de una cumbre de jefes de Estado y Gobierno del bloque para analizar el alarmante avance continental de partidos que quieren limitar o abolir la UE.
A su llegada a Bruselas para el encuentro, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que el desempeño de esos partidos en las elecciones para el Parlamento Europeo (PE) demostró que la UE se volvió “demasiado grande, demasiado mandona, demasiado metida”, y que necesita devolver muchos poderes a sus 28 países.
Los líderes europeos se reunieron para consensuar una respuesta conjunta al progreso de agrupaciones euroescépticas o de extrema derecha, que lograron unos 100 de los 751 escaños en la eurocámara y multiplicaron casi por cinco su presencia, según datos aún provisionales de las elecciones, que terminaron el domingo.
El avance de esas agrupaciones, que fue descripto por Francia como un “sismo político”, altera dramáticamente el paisaje político de la UE y evidencia una honda crisis de confianza hacia los partidos tradicionales europeos, que fueron los que construyeron el bloque comunitario, y hacia el proceso de integración en su conjunto.
El presidente francés, Francois Hollande, quien ya ayer había proclamado en París la necesidad de reformar la UE, reiteró ayer en Bruselas que los cambios son necesarios, pero agregó que no deberían generar “políticas contra Europa, sin ser políticas para personas que puedan verse a sí mismas dentro de Europa”.
Sin embargo, incluso el líder de Francia, uno de los miembros fundadores de la UE y uno de sus motores económicos y políticos, admitió que el electorado parcialmente hostil y a menudo apático de Europa ha pedido un cambio de dirección.
“Soy europeo y quiero que Europa cambie”, señaló Hollande, citado por la cadena de noticias CNN.

Extrema derecha.
El Reino Unido y Francia fueron los dos países donde la extrema derecha logró sus triunfos más espectaculares, con los antieuro y anti inmigración UKIP británico y Frente Nacional (FN) francés ganando por primera vez una elección nacional y derrotando a los partidos tradicionales.
El FN de la dirigente Marine Le Pen sacó un 25% y humilló al Partido Socialista (PS) de Hollande y a la conservadora UMP, mientras que el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) obtuvo el 27% y venció al Partido Conservador de Cameron y al opositor Partido Laborista.
“La Unión Europea no puede encojerse de hombros ante estos resultados y seguir adelante como antes. Necesitamos un cambio. Necesitamos un enfoque que reconozca que Europa debería concentrarse en lo que importa, en el crecimiento y el empleo, y no tratar de hacer tanto”, señaló Cameron.
Una de las primeras batallas comenzó a tomar forma ayer durante la cumbre en torno los posibles candidatos a presidir la Comisión Europea (CE), el órgano ejecutivo de la UE, aunque no se espera que se consensúe ningún nombre.
En el centro de la disputa está Jean-Claude Juncker, el ex primer ministro de Luxemburgo y durante mucho tiempo líder del grupo de naciones que usan el euro, que quiere reemplazar al portugués Jose Manuel Durao Barroso como líder de la CE, un puesto importante desde donde se proponen leyes y se maneja el bloque. (Télam)