“Podemos tener un futuro”

RAJOY AGRADECIO EL RESPALDO DE LA OPOSICION

Tras considerar “razonable” la decisión del Partido Socialista (PSOE) de abstenerse para facilitar su reelección, el presidente del gobierno español en funciones, el conservador Mariano Rajoy, aseguró ayer que está abierto a abordar propuestas de la principal fuerza opositora, que con su paso pondrá fin a 10 meses de parálisis política en España.
Como estaba previsto, el rey Felipe VI abrió la ronda de consultas con los partidos españoles con la expectativa de que el líder del Partido Popular (PP) contará con los apoyos suficientes para renovar su mandato el próximo fin de semana, cuando está previsto que se celebre la segunda votación de investidura.
Ante la inminente reelección de Rajoy, Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida (IU) y uno de los últimos en entrevistarse con el monarca en la primera jornada, advirtió que “se viene un ciclo de movilizaciones sociales en alza” ante los recortes que impondrá Bruselas y serán posibles gracias a que el PSOE permitirá gobernar al PP”.
Los indignados españoles convocaron ya una nueva manifestación para la investidura bajo el lema “Rodea el Congreso”, que pretende denunciar la actuación de las élites políticas a espaldas a sus bases y de la ciudadanía.
El día después del giro político de los socialistas, Rajoy valoró el acuerdo adoptado el domingo por el Comité Federal del PSOE y dijo que fue “una decisión muy razonable e importante”.
“He leído la resolución, hay cosas que son buenas y de las que se puede hablar. Si hay voluntad política, podemos tener un gran futuro por delante”, aseguró el dirigente conservador al intervenir en los desayunos informativos del Foro Europa en Madrid.
Los socialistas acordaron votar ‘no’ en primera votación a la investidura de Rajoy para mostrar su rechazo “frontal” a las políticas del PP, y en segunda votación, abstenerse para “desbloquear la excepcional situación institucional que sufre España, con un gobierno en funciones desde el pasado mes de diciembre.
En el texto aprobado, el PSOE se plantea ciertos “objetivos políticos inaplazables” como derogar la reforma laboral, revisar el Pacto de Toledo sobre pensiones, un pacto de Estado por la educación, un diálogo sobre la vertebración territorial del país para “recuperar la normalidad institucional con Cataluña, y desterrar las prácticas corruptas”.

Divisiones.
El dirigente conservador sostuvo que se ponía en el lugar de los socialistas, quienes por primera vez en la historia democrática se abstendrán ante un candidato de su principal adversario político.
“La abstención es una decisión instrumental”, argumentó el presidente valenciano y de los socialistas de esa región, Ximo Puig.
A pesar de que el Comité Federal del PSOE votó mayoritariamente a favor de facilitar la investidura de Rajoy, el partido continúa profundamente dividido sobre este asunto.
Los afines al ex secretario general Pedro Sánchez insisten en que la decisión tendrá consecuencias devastadoras, de ahí que algunos dirigentes como los catalanes aseguran que se mantendrán en el ‘no’. (Télam)

Compartir