Polémica designación en puestos claves

DONALD TRUMP ELIGE A REPUBLICANOS PARA LA CIA, FISCALIA GENERAL Y SEGURIDAD NACIONAL

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer a sus elegidos para tres puestos clave de su futuro gobierno, nominando a un polémico senador como fiscal general, a un ultraconservador como director de la CIA y a un crítico de la actual política exterior de su país como asesor de seguridad nacional.
Tanto el senador Jeff Sessions, el congresista Mike Pompeo y el ex jefe de la inteligencia militar Michael Flynn han cuestionado duramente al gobierno del presidente Barack Obama por su manejo de la seguridad nacional y el contraterrorismo, y su nominación marca un brusco giro político para Estados Unidos.
Al seleccionar a Sessions como fiscal general y a Flynn como asesor de seguridad nacional, Trump también recompensa a dos políticos que le fueron ardorosamente leales desde el principio de su campaña presidencial, mientras gran parte del establishment de su Partido Republicano le daba la espalda.
Trump es un magnate inmobiliario sin experiencia política, mucho menos experiencia diplomática, y sus primeras iniciativas sobre seguridad nacional está siendo seguidas con suma atención tanto dentro de Estados Unidos como en el extranjero.
Sessions y Pompeo, a quien eligió para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), deberán ser ratificados por el Senado, pero no así Flynn.

Sessions.
En el comunicado en el que anunció las designaciones, Trump destacó la experiencia de Sessions en el Senado y en el campo de la Justicia, subrayando que es “muy admirado por expertos legales y por prácticamente cualquiera que le conoce”, informó la cadena CNN.
Pese a que los republicanos controlan el Senado, la confirmación de Sessions podría ser problemática, ya que en 1986 decidió retirarse de un proceso similar para ser ratificado como juez luego de hacer comentarios racistas durante su mandato como fiscal en Alabama, el estado por el cual es senador.
Sessions, de 69 años y el primer senador en apoyar a Trump, ha sido uno de los principales impulsores de políticas más duras para impedir la inmigración ilegal.

Pompeo.
Pompeo, de 52 años, es congresista por Kansas desde 2011 -actualmente ejerce su tercer mandato-, miembro de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes y del Tea Party, el sector del Partido Republicano que ideológicamente mezcla conservadurismo, populismo y libertarismo.
Sobre Pompeo, Trump dijo en su comunicado que “será un brillante y un incansable líder para garantizar la seguridad de los estadounidenses y de nuestros aliados”.

Flynn.
Flynn ha sido muy crítico la política exterior y de Defensa de Obama. Como asesor de seguridad nacional, trabajará en el Ala Oeste de la Casa Blanca, donde está el Despacho Oval, y tendrá frecuente acceso al presidente.
Con 57 años, ha alertado sobre los peligros que representan los grupos islamistas y dicho que Estados Unidos ncesita “desacreditar” al islam radical. También dijo que el islam es una “ideología política” que “definitivamente se esconde detrás del hecho de ser una religión”.

Cargos.
Los medios estadounidenses ya han mencionado a un conjunto de funcionarios o ex funcionarios con diversos grados de experiencia a los que Trump ha ofrecido cargos en su futuro gobierno, incluyendo los cruciales Departamento de Estado y de Defensa.
El jueves, el presidente electo tuvo su primera reunión cara a cara con un líder extranjero desde su triunfo electoral del 8 de noviembre, al recibir en privado al primer ministro japonés, Shinzo Abe, en la Trump Tower de Nueva York. (Télam)

Compartir