Por poco, Clinton sigue como favorita

LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES CENTRARON SUS FUERZAS EN LA BATALLA POR FLORIDA

Hillary Clinton y Donald Trump continuaron ayer su feroz campaña en Florida, un estado decisivo, que el magnate republicano debe ganar absolutamente el próximo martes para impedir que su rival demócrata se convierta en la primera mujer presidente de los Estados Unidos.
La rocambolesca y beligerante carrera de los dos candidatos a la Casa Blanca se apresta a llegar a su fin con una paridad impensada semana atrás, pues pese a que Trump sorprendió al mundo con sus giros, sus excesos y controversias cuenta con una oportunidad real de ganar según las encuestas, aunque Clinton continua siendo la favorita.
A pesar que las encuestas indican que Clinton conserva una ventaja en estados clave, aquellos estados donde el equilibrio entre los republicanos y los votantes demócratas varía en cada elección, la brecha se redujo significativamente desde que el FBI revivió la semana pasada, el caso de los correos electrónicos que la demócrata envió de un servidor privado cuando era Secretaria de Estado.

Sondeo.
De acuerdo con un sondeo publicado por Real Clear Politics, sitio que realiza un promedio de todas las encuestas nacionales, otorgó ayer un avance de 1,8% para Hillary Clinton (46,6% contra el 44,8% del magnate neoyorquino) y un avance del 1,2% para la demócrata en el estado clave de Florida, consignó la agencia de noticias ANSA.

Hillary,
Clinton, de 69 años, apostó por el condado de Broward, al norte de Miami y en el que los latinos y los negros representan el 57% de la ciudadanía, y fue presentada por Sybrina Fulton, madre del joven afroamericano Trayvon Martin, cuya muerte en 2012 por los disparos de un ex vigilante de seguridad blanco provocó una ola de protestas y una revuelta urbana.
En su breve intervención, pues una repentina tormenta la obligó a abandonar el estrado, Clinton animó, con la voz afectada por el esfuerzo de este final de campaña, a los votantes de Florida a salir a votar antes de que este fin de semana se cierren los centros electorales para emitir el voto anticipado.
Al final de su discurso en Florida no pudo disimular su disfonía y apenas se la entendió cuando dijo: “Quiero ser la presidenta de todos”.
La candidata se comprometió, además, a hacer de Estados Unidos un país más seguro, según reprodujo la agencia de noticias EFE.
Clinton recordó a los asistentes que había visitado 112 países como secretaria de Estado entre 2009 y 2013 y que había defendido los derechos de mujeres, trabajadores, miembros de la comunidad LGBT y niños en todos los lugares en los que estuvo.

Trump.
Por su parte, su rival republicano, Donald Trump, apeló durante su acto en Tampa a los votantes de la clase trabajadora.
“Evitaremos que los trabajos se sigan yendo de Estados Unidos y evitaremos que los trabajos se vayan del gran estado de Florida”, afirmó. (Télam)

Compartir