Poroshenko, en Ucrania

El magnate de las golosinas Petro Poroshenko arrasó ayer en las urnas en Ucrania y será el próximo presidente de la convulsa ex república soviética, en un triunfo que, aunque aún no era oficial, ya fue reconocido por su principal rival.
En sus primeras declaraciones tras difundirse sondeos a boca de urna que le dieron una aplastante victoria con la que evitaría una segunda vuelta, Poroshenko prometió resolver el conflicto con los separatistas que este mes declararon la independencia en dos provincias del este del país y que ayer impidieron la votación.
“El país tiene un nuevo presidente”, celebró el multimillonario de 48 años junto a su familia y sus seguidores, en una conferencia de prensa en Kiev poco después de conocerse sondeos a boca de urna que le otorgaron entre el 55 y el 57% de los votos.
Según las mismas encuestas, la ex primera ministra Yulia Timoshenko quedó lejos en un segundo puesto con entre 10 y 13%.

Derrota.
En su primera declaración tras el cierre de las mesas, Timoshenko, la referente más radical del oeste pro europeo del país, concedió la derrota, aun cuando todavía faltaban varias horas para la difusión de los primeros resultados preliminares.
“Haremos todo lo posible para ayudar a construir una Ucrania fuerte y europea y celebrar finalmente un referendo sobre el ingreso en la OTAN”, dijo, recordando una de sus principales promesas de campaña.
Pero Poroshenko, la séptima fortuna de Ucrania, ya dejó en claro cuál será la hoja de ruta para el primer tramo de su gobierno.
En el mismo discurso en el que declaró su victoria, el dueño del mayor emporio de chocolate del país anunció que convocará a elecciones parlamentarias este año y prometió reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, porque “Rusia es importante”. (Télam)