Preocupación por la salud de Clinton

La impactante noticia de que Hillary Clinton sufre una neumonía agitó ayer la campaña electoral en Estados Unidos y dio pie al republicano Donald Trump para cuestionar la capacidad de su rival demócrata para liderar el país, en un inesperado giro de los acontecimientos a menos de dos meses de los comicios.
Durante semanas, Clinton, de 68 años, rechazó especulaciones sobre su salud casi como si se tratara de teorías conspirativas, e incluso habló de una “loca estrategia” de Trump, de 70 años, de proyectar una “realidad alternativa”.
Pero las preocupaciones se volvieron ineludibles luego de que Clinton abandonara el domingo abruptamente un acto por el aniversario de los atentados del 11-S en Nueva York y de que circulara un video en el que se la vio tambalear y caer hacia adelante antes de que tres personas la ayudaran a subir a una camioneta.
El daño se vio acrecentado por las ocho horas de silencio que guardó su equipo de campaña acerca de su indisposición, así como por el explosivo anuncio de que a la candidata presidencial se le había diagnosticado una neumonía el viernes pasado.
La doctora de Clinton, Lisa R. Barback, dijo que su paciente sufrió “un golpe de calor y una deshidratación” durante la ceremonia por el 15 aniversario del 11-S en Manhattan, y agregó que fue examinada en su casa a las afueras de Nueva York y que se estaba “rehidratando y recuperándose bien”.
Pero a meses de las elecciones del 8 de noviembre, la noticia es un problema para Clinton en momentos en que trata de proyectar el vigor necesario para afrontar el tramo más intenso de la campaña. (Télam)