Inicio El Mundo Protesta contra masacre de Senkata

Protesta contra masacre de Senkata

COMENZO EL PROCESO PARA CONVOCAR NUEVAS ELECCIONES EN BOLIVIA

Miles de personas llegan desde distintas provincias bolivianas hasta Senkata para repudiar la masacre del martes en la bloqueada planta de abastecimiento de combustible. Al grito de «el Alto no está solo carajo» los manifestantes se proponen llegar a La Paz para repudiar la represión de las fuerzas de seguridad, que provocó al menos nueve muertos y 50 heridos.
Efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas dispararon a mansalva a la altura de la cabeza de los manifestantes para intentar levantar el bloqueo en Senkata, a 40 kilómetros del centro de La Paz. A 24 horas de lo sucedido la zona está completamente militarizada.
La Defensoría del Pueblo confirmó que trepó a nueve la cantidad de fallecidos durante el operativo de desalojo y adelantó que todavía hay personas desaparecidas. «Estamos haciendo la convocatoria para que los familaires vengan, hagamos la denuncia en caso de desaparecidos y procedamos con la búsqueda», detalló la defensora Nadia Cruz.
A pesar de que las imágenes de los disparos eran muy claras, el ministro de Defensa, Fernando López intentó negar todo. «Me encantaría aclarar que del Ejército no salió ni un solo proyectil. Las Fuerzas Armadas se mantienen con la premisa del diálogo permanente», se atajó, y subrayó, en consonancia con el gobierno de facto que encabeza Jeanine Añez: «Nos sigue guiando la Biblia y la paz para todos nuestros actos, aquellos actores ligados a la violencia ya tienen un carácter de terrorismo de Estado».

Asamblea Legislativa.
La presidenta de facto Jeanine Áñez presentó un proyecto de ley para poner en marcha la convocatoria a nuevas elecciones. La iniciativa de Áñez, quien tuvo que resignar su propósito de convocar a las urnas por decreto, reconoce que será la Asamblea Legislativa, con representación de todos los partidos políticos, la que deberá nombrar a los integrantes del Tribunal Electoral, en 15 días, y ese organismo establecerá la fecha de las elecciones.
El proyecto presentado por el gobierno de facto anula las elecciones del 20 de octubre pasado, convoca a la elección de un nuevo Tribunal Electoral por parte de la Asamblea Legislativa, señala que las fórmulas presidenciales presentadas para aquella elección deberán ser reformuladas y cancela la posibilidad de que el presidente constitucional Evo Morales pueda volver a candidatearse, algo que él mismo adelantó que no haría.
El proyecto de Áñez se debatirá en la Comisión de Constitución del Senado, donde el MAS presentó su propia iniciativa para convocar a nuevas elecciones, con más coincidencias que diferencias. Por la mañana, cuando aún se esperaba el anuncio de Áñez, el Senado boliviano volvió a funcionar con presencia de los legisladores del MAS y los opositores, que desistieron de continuar bloqueando el debate legislativo.
Tras el acuerdo entre los bloques para votar nuevas autoridades, la Comisión de Constitución quedó presidida por el senador Oscar Ortiz de Unidad Democrática -partido de Áñez-, quien será secundado por la legisladora del MAS y ex presidenta de la Cámara alta, Adriana Salvatierra.
Salvatierra había adelantado el martes que el partido de Evo Morales estaba abierto al diálogo para volver a sesionar en la Cámara alta y avanzar en el debate para elegir a seis de los siete integrantes del Tribunal Electoral, tal como indica la Constitución. A pesar de que Áñez había dicho que presentaría la iniciativa por la mañana, el anuncio se demoró hasta media tarde, luego de recibir un nuevo respaldo de la OEA, que votó una exhortación para llamar urgente a nuevas elecciones, con la oposición de México y otros tres países.

Venta de gas.
Por otra parte, El presidente de YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos), José Luis Rivero, nombrado por el gobierno de facto de Jeanine Añez, anticipó que su principal tarea será auditar los contratos de exportación de gas a Argentina y Brasil para garantizar el abastecimiento interno de combustibles y comenzar a recuperar reservas.
«Hay que analizar los contratos y queremos transparentar las reservas, para después negociar» con los mercados externos, sostuvo Rivero, anticipando una probable interrupción o modificación del contrato de suministro de gas a la Argentina, que contempla el envío de 11 millones de metros cúbicos diarios durante los meses de verano y hasta 18 millones diarios en invierno. Estos volúmenes representan entre el 10 y 12 por ciento del consumo total de gas natural en Argentina.
Bolivia cuenta con 10,7 trillones de pies cúbicos de gas natural y 240,9 millones de barriles de líquidos, volúmenes que fueron cuantificados y certificados por la empresa canadiense Sproule International Limited y se dieron a conocer en agosto del año pasado, garantizando que el país podrá mantener los actuales volúmenes de producción y exportación de gas durante los próximos 14 años, al ritmo de explotación actual. (Pagina12.com)