PSB decide el reemplazante de Campos

El Partido Socialista Brasileño (PSB) se reunió ayer para discutir el rumbo del partido luego de la muerte del candidato Eduardo Campos, y anunció que toda decisión vinculada a la futura sucesión presidencial será informada luego de su funeral, que aún no tiene fecha precisa.
Campos, de 49 años, líder del socialismo de Brasil y ex gobernador de Pernambuco, murió el miércoles cuando la avioneta en la que viajaba se estrelló en la ciudad costera de Santos, en el estado de San Pablo cuando se dirigía a un acto de campaña.

Marina Silva.
La dirección del PSB se reunió ayer, según consignó el sitio O Globo, pero anunció que no decidirá por ahora quien sucederá a su candidatura pese a que la prensa y politólogos apuntan a la compañera de fórmula de Campos, la ex “verde” Marina Silva.
La muerte del candidato socialista conmocionó a la arena política a 52 días de las elecciones presidenciales y obliga al resto de los postulantes a reajustar estrategias si Silva es elegida como representante del PBS, afirmaron ayer analistas.
“De lo que debemos tener claridad actualmente es que la campaña volverá a comenzar de cero”, comentó a la agencia EFE el historiador Francisco Carlos Teixeira, de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ).
La ecologista, ex ministra de Medio Ambiente del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, enfrenta resistencias dentro del PSB que lideraba el ex gobernador de Pernambuco.
Silva se afilió al PSB de Campos el año pasado, cuando naufragó su partido Red Sustentabilidad y fue colocada en la fórmula para atraer votos, tras su tercer lugar en los comicios de 2010, donde obtuvo casi 20 millones de sufragios.

Elección.
La designación de Silva como candidata a vicepresidenta en la fórmula del PSB fue una elección hecha por el fallecido Campos, por lo que un rechazo a que sea ella quien reemplace a Campos en la campaña sería una ofensa tanto Silva como a la memoria de Campos, dijeron algunos miembros del PSB a la agencia Brasil247.
Esa fue una de las razones apuntadas por la dirección del partido socialista para sugerir que Silva será elegida por la agrupación como candidata a presidenta, pese a la desconfianza de algunos miembros por considerar que la dirigente no representa los ideales del socialismo.

Internas.
Según Teixeira, el PSB enfrenta divisiones internas frente al escenario nacional luego de la tragedia de Campos.
Entre los que resisten, según el historiador, hay un sector del PSB que está a favor de volver a formar parte de la coalición oficialista de Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), y otra incluso está alineada al opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), del candidato Aecio Neves. (Télam)