“Queremos generar orden y seguridad”

COLOMBIA Y PERU CRUZARAN DATOS SOBRE INGRESO DE VENEZOLANOS

Colombia y Perú anunciaron el martes que compartirán los datos de los cientos de miles de venezolanos que están atendiendo, en un primer paso hacia una política regional frente al flujo migratorio generado por la crisis en Venezuela.
Con esta base común de información, las autoridades buscan evitar que los migrantes reciban los mismos beneficios en ambos países, “quitándole la posibilidad a otros” venezolanos de acceder a planes de atención, dijo Christian Krüger, director de Migración Colombia.
Colombia y Perú asumieron el compromiso tras una primera reunión de países que están enfrentando el éxodo de venezolanos, en la que también participaron como observadores delegados de Brasil y Estados Unidos. Ecuador, en cambio, se excusó de asistir.
“Lo que queremos con este intercambio de información es saber quién optó por los diferentes beneficios en cada país”, subrayó Krüger en conferencia de prensa, al tiempo que invitó a los demás gobiernos implicados a que “se unan a estas iniciativas”. Los dos gobiernos identificaron que un importante número de migrantes están recibiendo permisos temporales de estadía en ambos países, lo que restringe el acceso a más beneficiarios.
En tanto, Eduardo Sevilla, superintendente de migraciones de Perú, indicó: “Es muy importante que migración Colombia y migración en Perú puedan conocer cuántos de ellos han estado viniendo, optando por los dos distintos procesos, porque ambos son excluyentes”.
Krüger enfatizó en que esta primera medida apunta a garantizar una “migración ordenada y segura”.
“Aquí no estamos estigmatizando a ninguna población, lo que queremos generar es un orden y una seguridad, no solamente para los países receptores de esta migración, sino igualmente para los propios” venezolanos, sostuvo.
“Cuando no se reconoce ese fenómeno por parte del país originario es difícil llegar a conclusiones, que lo único que buscan es ayudar a su población (…) que está saliendo por necesidad”, indicó Krüger, tras reconocer la falta de contacto con autoridades migratorias de Venezuela.
Según la ONU, 1,6 millones de venezolanos se han desplazado por la región desde 2015, cuando empezaron a agravarse las consecuencias de la crisis del país. Colombia ha regularizado temporalmente a 820.000 venezolanos, mientras que Perú ha recibido a más de 400.000.

Brasil
Por su parte, el presidente brasileño, Michel Temer, ordenó movilizar al ejército para proteger la frontera con Venezuela y anunció su intención de buscar apoyo internacional para enfrentar la crisis en ese país, que “amenaza la armonía” de América del Sur.
“Vamos a buscar el apoyo de la comunidad internacional para adoptar las medidas diplomáticas que resuelvan ese problema, que ya no es de política interna de un país, pero que avanzó por la frontera de varios países y amenaza la armonía de todo nuestro continente”, afirmó Temer en una declaración televisiva desde el palacio presidencial de Planalto.
Venezuela enfrenta “una trágica situación que hoy afecta a casi toda América del Sur”, dijo el mandatario, en referencia a los cientos de miles de venezolanos que huyen de su país.
“No es solo Brasil que sufre las consecuencias, sino también Perú, Ecuador, Colombia, varios países de América Latina”, agregó, al anunciar el decreto de movilización de las fuerzas armadas a esa región.
“Brasil respeta la soberanía de los Estados, de las naciones, pero tenemos que recordar que solo es soberano un país que respeta y cuida de su pueblo. La soberanía en cualquier lugar del mundo es del pueblo”, proclamó.
El decreto presidencial autoriza “el uso de las Fuerzas Armadas para la Garantía de Ley y de Orden, en el período del 29 de agosto al 12 de septiembre de 2018”, en las áreas norte y este así como en las carreteras federales del estado de Roraima. (AFP)

Odio en la calle
La canciller alemana, Angela Merkel, criticó ayer los actos violentos ocurridos en las manifestaciones de la extrema derecha en el este de Alemania, originadas por la muerte de un alemán en la localidad de Chemnitz, y recordó que “el odio en la calle” no cabe en Alemania.
“Lo que hemos visto no cabe en un Estado de derecho”, declaró la canciller durante una rueda de prensa en Berlín realizada conjuntamente con su homólogo croata.
“Hemos visto persecuciones colectivas, hemos visto el odio en la calle, y esto no tiene nada que ver con el Estado de derecho”, afirmó Merkel.
Militantes de extrema derecha participaron el domingo en “persecuciones colectivas” contra migrantes en la localidad de Chemnitz, unos actos violentos que se repitieron el lunes en otra manifestación en la misma ciudad, en la que participaron unas 6.000 personas y en la que varios manifestantes hicieron el saludo nazi.
Al menos 20 personas, entre las cuales había dos agentes de policía, resultaron heridas en esta misma ciudad el lunes por la noche durante confrontaciones entre manifestantes ultraderechistas y contramanifestantes de la izquierda radical, según un nuevo balance de la policía, que inicialmente informó que hubo seis heridos.
“Sin duda, la historia no se repite dos veces, pero cuando multitudes excitadas de extrema derecha generan agitación en Alemania y que el Estado de derecho se ve sobrepasado por los hechos, esto recuerda un poco la situación de la República de Weimar”, reconocía Der Spiegel en su página web.