“Quiero que seamos un país seguro”

MAY CONFIRMO LA SALIDA DEL REINO UNIDO DE LA UNION EUROPEA

Luego del referéndum que sorprendió a Europa y al mundo entero, la primera ministro Theresa May, defendió una ruptura “clara y nítida” con la Unión Europea al declarar que el Brexit significaba también una salida del mercado único europeo.
La primera ministra británica, Theresa May, confirmó ayer que el Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE) y se comprometió a someter el acuerdo final del Brexit a una doble votación en el Parlamento.
“No nos quedaremos la mitad dentro o la mitad fuera”, anticipó la premier británica al confirmar la salida del Reino Unido del mercado único.
En su esperado discurso en Lancaster House de Londres, May anunció un plan de 12 puntos para una salida total de la UE -rebautizado como el “Brexit limpio”- en el que también anunció que las propuestas del gobierno escocés serían consideradas como parte del proceso de salida.
La líder conservadora señaló además que quiere que el Reino Unido sea capaz de negociar acuerdos comerciales con otros países de todo el mundo como parte de los planes para crear una “Gran Bretaña verdaderamente global”.
Sin embargo, agregó que “lo que estoy proponiendo no puede significar la adhesión a la UE”, pero buscamos el mayor acceso posible a través de un nuevo acuerdo de libre comercio amplio, audaz y ambicioso.
“Este acuerdo puede tomar elementos de los arreglos actuales de la UE en ciertas áreas”, aclaró.
También dejó en claro que quería un “acuerdo aduanero” con los otros 27 Estados miembros de la UE como parte de los esfuerzos para garantizar que el Brexit conduzca a un buen sistema de “comercio libre de bienes y servicios entre Gran Bretaña y los estados miembros de la UE”.
“El Reino Unido quiere seguir siendo un buen amigo y vecino de Europa”, apuntó la primera ministra. “Con todo, sé que hay algunas voces que piden que se nos castigue y así se desaliente a otros países de tomar la misma trayectoria”, añadió.

UE.
En ese sentido, afirmó que los líderes de la UE estarían cometiendo un acto de “autodestrucción calamitoso” si intentaban castigar al Reino Unido.
Asimismo, subrayó que antes que aceptar un mal acuerdo del Brexit preferiría no tener ninguno. Esto significa que estaría dispuesta a abandonar la UE después de dos años sin un acuerdo comercial y volver a negociar sobre los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
Sugirió, en ese caso, que el Reino Unido reduciría los impuestos a la inversión, generando un posible paraíso fiscal para la inversión europea, si la UE no ofrecía a Gran Bretaña un buen acuerdo comercial.

Inmigración.
Respecto a la inmigración, May dijo que su intención es garantizar los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido, y de los británicos que viven en Europa, tan pronto como sea posible.
También aseguró que los derechos de los trabajadores se mantendrán bajo el Brexit, pero quiere reforzar esos derechos y asegurar que las leyes sigan el ritmo de los cambios en el mercado laboral.
“Quiero que el Reino Unido surja de este período de cambio más fuerte, más justo, más unido y más abierto que nunca. Quiero que seamos un país seguro, próspero y tolerante, un imán para el talento internacional y un hogar para los pioneros e innovadores que moldearán el mundo.
Quiero que seamos realmente una Gran Bretaña que vaya más allá de las fronteras de Europa también”, dijo en un tramo de su discurso.

Críticas.
Sobre esta decisión, May alegó que no siempre es bien entendida entre sus amigos y aliados en Europa y que muchos temen que esto podría anunciar el comienzo de una mayor desintegración de la UE.
Pero aclaró que ese no es el interés de Gran Bretaña, que quiere que la UE tenga éxito, y es por eso que espera que en los próximos meses todos reflexionen sobre las lecciones de la decisión británica de abandonar el bloque comunitario.
Tras el anuncio de que someterá la negociación final a la votación del Parlamento, la libra subió con fuerza.
Después del discurso, el líder laborista Jeremy Corbyn acusó a la primera ministra de que querer convertir el Reino Unido en un “paraíso fiscal rebajado”.
Corbyn dijo que esto no es una amenaza para negociar con los 27 países de la UE sino en
realidad una amenaza para el empleo, los servicios y el nivel de vida del pueblo británico.
(Télam)