Rajoy: “Es más un deseo que un hecho”

ESPAÑA: COMPARECERA ANTE LOS DIPUTADOS PARA SOLICITAR SU REELECCION

El presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, admitió que renovar en ese cargo “es más un deseo que un hecho” ante el debate y votación de investidura en el Congreso que comenzará el martes próximo.
A tres días de comparecer ante los diputados para solicitar su reelección, Rajoy mostró ayer durante un acto de su partido en Galicia que no tiene muchas esperanzas en obtener la confianza de la Cámara.
Las comicios del 26 de junio pasado otorgaron al Partido Popular (PP) 137 escaños, por delante de los socialistas (85), la coalición de izquierdas Unidos Podemos (71) y los liberales de Ciudadanos (32), en un Congreso que se completa con varios pequeños partidos nacionalistas.
Con Ciudadanos, el PP tiene avanzado un acuerdo para obtener su apoyo en la votación del 31 de agosto, en la que Rajoy necesitaría la mayoría absoluta, fijada en 176 escaños.
El líder del PP, que gobierna España desde finales de 2011, podría alcanzar 170 si suma a los de su partido los procedentes de Ciudadanos y uno de una parlamentaria canaria regionalista.
El rechazo ese día llevará a una segunda votación el viernes 2 de septiembre, en la que sería suficiente alcanzar la mayoría simple pero el rechazó explícito de los dos partidos de izquierda y de las fuerzas nacionalistas también dejaría a Rajoy sin renovar su cargo.

Posible escenario.
El dirigente conservador reconoció esa perspectiva al afirmar que “la formación de gobierno hoy es más un deseo que un hecho”, consignó EFE.
Con la primera votación, el 31 de agosto, se pondrá en marcha el mecanismo previsto en la Constitución por el cual, si transcurren dos meses sin que el parlamento haya elegido un nuevo jefe del Ejecutivo, se convocarán automáticamente nuevos comicios.
Eso ocurrió en junio, cuando las elecciones legislativas fueron el resultado de la incapacidad de los partidos de llegar a acuerdos tras el voto de los españoles el 20 de diciembre de 2015, que finalizó con el bipartidismo en España y dio origen a un Parlamento fragmentado, similar al actual.
La posibilidad de una tercera convocatoria de comicios en un año planea sobre la política española y Rajoy señaló que se trata de un escenario “ridículo” que, sin embargo, puede hacerse realidad.
Por ello el líder del PP apeló a la “responsabilidad” de los socialistas, de modo que puedan abstenerse en la segunda votación, del viernes, y permitir la elección del nuevo gobierno.
No obstante, los socialistas no tienen intención de modificar su rechazo al candidato del PP en las dos votaciones de la semana próxima.
Si se confirma la derrota en el Congreso, el gobierno de Rajoy seguirá en funciones y con competencias limitadas, mientras se mantiene el dilema sobre la política del país. (Télam)

Compartir