Rebelión contra aumento

SUBE EL COMBUSTIBLE EN MEXICO

Organizaciones de campesinos mexicanos se unieron ayer para protestar contra el aumento de entre 14% y 20% al precio de los combustibles, y llamaron a un paro nacional y a la instalación de piquetes en varios rutas para exigir la anulación de la medida.
“La decisión de liberar el precio de la gasolina y el diésel, así como el aumento de la energía eléctrica y el gas, viene a confirmar el fracaso de la política económica, a consecuencia de la ambición y el despilfarro de un aparato gubernamental que no pone fin a su saqueo”, declaró el movimiento El Campo es de Todos.
Los campesinos se sumaron así a las protestas de transportistas, sindicatos, activistas y ciudadanos comunes, en una nuevo frente de oposición al presidente Enrique Peña Nieto, cuya popularidad se hunde en las encuestas.
En el Zócalo, la principal plaza pública del país, el dirigente campesino José Narro advirtió que el costo de estas medidas será pagado por los consumidores, los productores y el pueblo, los sectores más vulnerables de la sociedad y los más castigados por la inflación.
En plan de protesta, el sector llamó a un paro nacional para el 30 de enero, que será la coronación de un cronograma de medidas y bloqueos de rutas que llevan a México desde Toluca, Puebla, Cuernavaca, Pachuca y Querétaro.
Según los campesinos, en México se necesitarán 12 días de salario mínimo para llenar un tanque de nafta.
El lunes, una de las principales manifestaciones de protesta se realizó en el estado occidental Jalisco, donde los ciudadanos tomaron las calles de la zona metropolitana de la capital Guadalajara y bloquearon las principales rutas.
De acuerdo con cifras de bomberos de Guadalajara, unas 3.000 personas participaron de las marchas que obstruyeron las principales avenidas de la zona centro de la ciudad.
“¡No al gasolinazo!”, “¡Nosotros los pusimos, nosotros los quitamos!” y “¡Fuera los corruptos!”
fueron algunas de las consignas. (Télam)