Reforma jubilatoria en Brasil

SINDICATOS SE NEGARON A REUNIRSE CON MICHEL TEMER

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, anunció que no será candidato en 2018 en respuesta a las protestas populares. Las centrales sindicales que no acudieron al encuentro con Temer afirmaron que lo consideran un “usurpador”.
El presidente interino de Brasil, Michel Temer, quien el domingo fue blanco de protestas populares y cacerolazos a cuatro días asumir el gobierno en lugar de la suspendida Dilma Rousseff, anunció que no será candidato en 2018, lo que le permitirá tomar medidas “impopulares” pero “necesarias”, como la planteada ayer a algunas centrales sindicales, sobre cambios en el régimen de jubilaciones.
Temer dio inicio a su tercer día hábil de trabajo como presidente interino con uno de los principales objetivos de su agenda económica: la reforma previsonal.
Centrales sindicales que apoyan la destitución de Rousseff se reunieron con Temer y el ministro de Economía, Henrique Meirelles, para conformar un proyecto de ley que fije nuevas reglas para el sistema de pensiones, aún no muy claras.
“No podemos vivir en la insensatez cuando el país camina hacia la desunión”, pidió Meirelles luego de recibir a dirigentes de Fuerza Sindical y Unión General de Trabajadores y otras dos menores.
La Central Única de Trabajadores (CUT) y la Central de Trabajadores de Brasil (CTB), alineadas con el Partido de los Trabajadores (PT) y el gobierno de Rousseff, rechazaron participar de la cita al afirmar que Temer es un “usurpador” que dio un “golpe” para intentar reducir las conquistas sociales.

Economía.
Meirelles, según fuentes citadas por la prensa local, dio un pronóstico nada alentador sobre desempleo: terminará el año en 14%, contra el 10,4% actual.
Paulo Pereira, diputado del partido Solidaridad y líder de Fuerza Sindical, estuvo de acuerdo en formar una comisión para negociar el asunto pero expresó que “no se pueden discutir derechos adquiridos”.
“Sí podemos discutir cambios para quien está por entrar al mercado de trabajo”, sostuvo Pereira, uno de los principales articuladores políticos del juicio político que suspendió a Rousseff por 180 días en el cargo mientras se lleva a cabo el juicio político en el Senado.
Con Temer, el ministro de Economía quedó encargado del sistema previsional, algo que nunca había ocurrido para no mezclarlo con intereses financieros propios de la cartera de hacienda.
Es por eso que Meirelles cada vez más es llamado de “superministro” y hoy es probable que anuncie a una figura del mercado financiero como presidente del Banco Central luego de haberse reunido hoy con el titular de la autoridad monetaria de Rousseff, el funcionario de carrera Alexandre Tombini.

El Salvador.
El gobierno de Temer también reaccionó en el Ministerio de Relaciones Exteriores para defenderse de las acusaciones de que es un gobierno ilegítimo o producto de un golpe, en línea con lo que dice Rousseff.
Ayer rechazó el anuncio de El Salvador de retirar a su embajadora en Brasilia por no reconocer a Temer y pidió “reconsiderar la medida” teniendo en cuenta que ese país es el de América Central que más recibe cooperación brasileña.
Además, acusó al gobierno de Salvador Sánchez Cerén de “desconocer” la Constitución de Brasil y sus mecanismos legales.
Ya se había pronunciado el viernes, en dos comunicados, contra “falsedades” sobre el gobierno interino lanzadas por el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, y los gobiernos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

Protestas.
El domingo por la noche Temer recibió protestas, cacerolazos y silbidos en barrios de clase media de seis ciudades durante la entrevista exclusiva que le concedió a la cadena de TV Globo. Antes, unas 10.000 personas convocadas por grupos feministas marcharon contra Temer y a favor de Rousseff en la avenida Paulista de San Pablo.
Blanco de protestas populares y cacerolazos, Temer anunció que no será candidato en 2018. “No necesito practicar actos que conduzcan a una eventual reelección; puedo hasta ser impopular, siempre que produzca beneficios para el país”, declaró. (Télam)