Reforzarán cooperación antiterrorista

ACUERDO ENTRE ESTADOS UNIDOS Y FRANCIA TRAS LOS ATENTADOS DE CHARLIE HEBDO

Francia y Estados Unidos acordaron ayer reforzar la cooperación bilateral antiterrorista, 9 días después de la masacre perpetrada contra el semanario satírico Charlie Hebdo en París, mientras una operación policial relacionada con esos atentados, que dejó 12 detenidos, y una nueva toma de rehenes multiplicaron la paranoia que atraviesa al país galo .
El acuerdo entre Washington y París se conoció luego que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, de visita en el país desde el jueves, fuera recibido ayer por el presidente Francois Hollande, para abordar en conjunto el feroz atentado que desató conmoción global la semana pasada.
La visita de Kerry también busca hacer olvidar la ausencia de Estados Unidos en la marcha multitudinaria del domingo pasado en París, en rechazo a la masacre y por la libertad de prensa, a la que acudieron mandatarios de todo el mundo.
“Mi visita en Francia tiene como objetivo compartir un gran abrazo con los parisinos y expresar todo el afecto del pueblo estadounidense a Francia por esta tragedia que han vivido”, aseguró ayer Kerry a la prensa.
El funcionario de la Casa Blanca se dirigió luego a la sede del semanario Charlie Hebdo y al supermercado judío en Vincennes para dejar dos ramos de flores.

Cooperación.
Kerry transmitió a Hollande las condolencias de su país y ambos acordaron reforzar la cooperación bilateral antiterrorista, lo que implica un intercambio de informaciones sobre la investigación de los ataques sufridos en Francia entre el miércoles y el viernes pasados.
La cooperación bilateral -aseguró Hollande- es “muy buena”, y la reunión internacional contra el extremismo prevista para el próximo 18 de febrero en Washington servirá para reforzarla.
“Es evidente que cuando hay un drama como el que hemos sufrido hay que revisar el conjunto de procedimientos”, dijo por su parte el canciller francés Laurent Fabius, quien subrayó -en línea con lo sostenido durante las últimas semanas- que el combate contra el terrorismo requiere una acción internacional y un mayor trabajo en las prisiones o a nivel social.
Francia, enfatizó “hace su parte e incluso más, pero no puede arreglar sola todos los problemas del mundo”.

Detenidos.
Mientras en el país la atmósfera de conmoción no cede con los días, una docena de personas fueron detenidas ayer en diversos puntos de la región de París en una operación policial relacionada con los atentados de la semana pasada, según fuentes oficiales citadas por “France Info”, citada por el sitio de noticias ruso RT.
Los arrestos, realizados en la periferia de la capital francesa, corrieron a cargo de la Unidad de Investigación, Asistencia, Intervención y Disuasión (RAID), cuerpo de operaciones especiales de la policía francesa.
Los detenidos, nueve hombres y tres mujeres, serán interrogados sobre el “posible apoyo logístico” que pudieran haber aportado a los criminales, facilitándoles armas y vehículos, precisó este viernes la fuente.

Vigilancia.
En los últimos días, los investigadores han vigilado a numerosas personas localizadas a partir de elementos de ADN y de escuchas telefónicas realizadas en el entorno de los hermanos Said y Cherif Kouachi y de Amedy Coulibaly, que asesinaron a 17 personas en varios ataques a lo largo de tres días.
Durante la mañana, la policía francesa liberó a dos rehenes y detuvo a un hombre que se había atrincherado en una oficina de correos de Colombes, un suburbio al noroeste de París, y si bien las autoridades se apresuraron a señalar que “nada permite relacionar este hecho con los atentados de la semana pasada”, el hecho contribuyó a profundizar la atmósfera de paranoia en el país.
En medio del delicado equilibrio entre responder con firmeza al ataque sin propiciar respuestas violentas por parte de los ciudadanos, la ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, propuso ayer reforzar las sanciones contra el racismo, el antisemitismo y las discriminaciones, al considerar que el país cruza un momento en que “más que nunca es una prioridad” no tolerar todo aquello que atente contra los valores republicanos. (Télam)