Rescatan a mujeres y sus perros

ESTUVIERON CINCO MESES A LA DERIVA EN EL OCEANO PACIFICO

Dos mujeres estadounidenses y sus dos perros fueron rescatadas por la Marina de Estados Unidos, tras estar casi cinco meses a la deriva en el océano Pacífico, indicaron las autoridades de ese país.
Jennifer Appel y Tasha Fuiaba, ambas oriundas de Honolulú, habían salido en su pequeño velero desde Hawai con la intención de llegar a Tahití, pero debido a las malas condiciones climatológicas, el motor de la embarcación se dañó.
El bote navegó en el mar abierto por unos 1.500 kilómetros al sureste de Japón.

Rescate.
La marina estadounidense llegó al rescate un día después de que el pequeño velero fue visto por un barco pesquero
El rescate se produjo el miércoles gracias a que un barco pesquero alertó a las autoridades de Estados Unidos y la Marina informó al día siguiente, el jueves 26 de octubre.
Las dos mujeres, quienes se embarcaron en mayo, pensaron inicialmente que podrían llegar a tierra a punta de vientos y el impulso de sus velas, indicó en un comunicado la Séptima Flota de la Marina.
“Después de dos meses de viaje, tiempo que habían estimado que llegarían a Tahití, empezaron a mandar señales de socorro”.
La Marina indicó que las dos mujeres continuaron mandando señales diariamente, pero no eran captadas porque “no estaban lo suficientemente cerca de otras embarcaciones o de las estaciones costeras”.
Pero el 24 de octubre, un barco de pesca taiwanés percibió el bote en el océano y contactó a las autoridades en el territorio estadounidense de Guam.
La embarcación de la marina USS Ashland, que se encontraba en el área, llegó al siguiente día para rescatar a los dos navegantes y a sus perros.
“Salvaron nuestras vidas”, dijo Appel. “El orgullo y sonrisas que teníamos cuando los vimos en el horizonte fue puro alivio”. El comandante en jefe del USS Ashlanda, Gary Wise, fue el encargado de darle la bienvenida a bordo a las mujeres rescatadas.

Alimentos y agua.
Los cuatro miembros de la tripulación pudieron sobrevivir gracias a un purificador de agua y a alimentos secos como avena y pasta que tenían almacenados.