Se cierran los caminos para la reelección de Rajoy

Tras reunirse con el Jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez, ratificó ayer que no apoyará la continuidad del presidente en el poder y aseguró que va a “explorar todas las posibilidades para que haya un gobierno de cambio” y evitar nuevas elecciones.
“Vamos a trabajar para que haya un gobierno de cambio, progresista y con capacidad de diálogo. La repetición de las elecciones es la última de las opciones”, aseguró Sánchez en conferencia de prensa en la sede del PSOE en Madrid después de su encuentro con Rajoy, líder del conservador Partido Popular.
El “PSOE no va a apoyar la continuidad ni de Rajoy ni del PP al frente del gobierno de España”, ratificó el dirigente socialista, después de asistir a La Moncloa a pedido de Rajoy para escuchar la oferta del presidente para alcanzar un acuerdo de investidura.
El PP de Rajoy fue el partido más votado en las elecciones del domingo pasado en España, pero cayó de 186 a 123 escaños, con lo que se quedó muy lejos de la mayoría absoluta de 176 que tiene el Parlamento.

Incertidumbre.
Analistas predicen semanas o incluso meses de incertidumbre antes de que pueda formarse un gobierno en España encabezado por el PP o el PSOE, que obtuvo 90 bancas. Si no se logra, la alternativa sería celebrar nuevos comicios el año próximo.
Esta posibilidad inquieta al poder económico de España y de Europa, por temor a que el partido Podemos, que salió tercero en las elecciones, mejore aún más su desempeño y sea capaz de formar un gobierno progresista que anule los ajustes aplicados por Rajoy desde el inicio de la crisis financiera española, en 2009.
En enero, el nuevo Parlamento surgido de las elecciones del domingo pasado celebrará una votación para decidir si Rajoy puede reasumir su cargo al frente de un gobierno.
El líder del PP necesita que los socialistas se abstengan al menos en la segunda votación para poder se investido por mayoría simple, después de que Ciudadanos le garantizara que adoptaría esa posición y en momentos en que tampoco se descarta que vote a favor.
El encuentro en La Moncloa, que duró 45 minutos, sirvió para confirmar el fracaso del intento de Rajoy de convencer a los socialistas.
Sánchez subrayó que “los españoles han hablado y como en consecuencia vamos a cumplir con el mandato, con un gobierno de cambio, que garantice el diálogo con otras fuerzas. (Télam)