Se sintió el terremoto de Chile

Un terremoto de 8,4 grados en la escala de Richter golpeó ayer la zona central de Chile, que provocó dos muertos y motivó un alerta de tsunami para la costa del Pacífico y causó pánico en la población, con la confirmación de una persona muerta.
"El terremoto hace indispensable una evacuación preventiva en todo el borde costero de nuestro país", indicó Jorge Burgos, ministro del Interior y Seguridad en rueda de prensa.
En primera instancia, el Centro Sismológico Nacional(CSN) había anunciado que el terremoto tuvo una magnitud de 7,2 grados de magnitud, pero más tarde corrigió su estimación a 8,4 grados.
"Veníamos saliendo de nuestro edificio y comenzó a moverse todo muy fuerte. Fue tremendo el piso se movió con mucha fuerza", dijo Pablo Cifuentes un habitante de Santiago, a radio Cooperativa.
El Servicio sismológico de Estados Unidos (USGS) localizó el epicentro a unos 230 kilómetros al norte de Santiago.
Las autoridades recién empiezan a hacer una evaluación de los eventuales daños causados, pero ya se confirmó un muerto.
Tras la alerta de tsunami, que abarca al menos en un primer momento a Chile y su vecino Perú, la población comenzó a evacuar en todas las ciudades costeras del país, sin que se provocaran mayores alteraciones.
"La gente corría para todas partes, no sabíamos hacia donde correr", dijo Gloria Navarro, una habitante de la ciudad de La Serena, en el norte chileno, cuya costa fue evacuada.
El sismo ocurrió a las 19.54 en las costas de la localidad de Illapel (norte), de unos 310 mil habitantes, donde se registraron algunos daños en viviendas precarias y el servicio eléctrico se encontraba cortado, según informó el ministro Burgos.

Argentina.
En las provincias andinas argentinas el sismo tuvo una magnitud de entre 5 y 6 grados en la escala Mercali Modificada (mide la intensidad con la que el sismo es percibida en cada lugar mientras que la de Richter mide la magnitud del siniestro por la cantidad de energía liberada) y de 3 grados de ésa misma escala en la Ciudad de Buenos Aires, indicó anoche el técnico del el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), Mario Figueroa.
El terremoto "debe haber producido roturas y daños serios en la zona mas cercana al epicentro, pero no tenemos informes de daños ni víctimas en San Juan, Mendoza, Buenos Aires, La Rioja, Córdoba, Chaco, Catamarca, Tucumán ni Corrientes", dijo el especialista.
El fenómeno producido "por la interacción de las placas Sudamericana y de Nazca, generará réplicas durante varios días, posiblemente durante unas dos semanas, pero no del tamaño del primer movimiento", advirtió. (AFP y Télam)

La noche que tembló Santa Rosa
Los teléfonos en la redacción de este diario comenzaron a sonar todos juntos a las 20.07. Del otro lado, una decena de santarroseños preguntaba qué estaba ocurriendo, si se sabía por qué las lamparitas de sus casas se estaban moviendo de un lado a otro. Al mismo tiempo, por los canales de televisión, anunciaban que un sismo estaba afectando a Chile y el alerta de los vecinos confirmaba que el fenómeno había tenido un alcance importante. Uno de esos llamados provenía del Hotel Calfucurá, en donde inesperadamente las columnas crujían, las arañas luminarias se balanceaban y el agua de la piscina se movía extrañamente.
“Los clientes que estaban en los pisos más altos bajaron muy asustados porque se movía todo. No hay nada que temer porque si bien este edificio tiene medio siglo de antigüedad, cuenta con una estructura antisísmica”, dijo a LA ARENA el gerente del hotel.
Tras el sismo, los huéspedes se comunicaban desde el lobby del hotel con sus familiares, quienes les decían que en Córdoba, Mendoza y Buenos Aires también se había movido el suelo. “Yo bajé así nomás, descalza, porque me agarró desprevenida. Nunca imaginé que esto podía pasar en La Pampa”, dijo una visitante porteña que se hospedaba en el Calfucurá.

Interior.
El temblor también se sintió en localidades del interior provincial. En Realicó, por ejemplo, la situación fue muy similar a la que atravesó Santa Rosa: luces que se movieron, ruidos en las aberturas, techos que crujieron. Hubo quienes filmaron lo que ocurría en sus domicilios y lo compartieron en las redes sociales. Algunos estudiantes radicados en la ciudad de Córdoba se comunicaron con sus familiares para informar que estaban bien, pero que los edificios de altura fueron evacuados. Pasadas las 20.15 todo volvió a la normalidad.