Secretario de la ONU visita Birmania

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, emprendió ayer una visita excepcional y difícil a Birmania para tratar de convencer al régimen militar de aceptar la ayuda humanitaria para los 2,4 millones de damnificados del ciclón Nargis. "Naciones Unidas y toda la comunidad internacional están a la espera de poder ayudarles a superar esta tragedia", declaró Ban Ki-moon a su llegada a Rangún, en la primera visita de un secretario general de la ONU a Birmania desde 1964.
Poco después, Ban precisó que los generales "mostraron recientemente ciertos signos de flexibilidad" frente a los llamamientos internacionales. El jefe de la ONU pudo darse cuenta en persona del desastre al sobrevolar durante tres horas en helicóptero la región del delta del Irrawaddy (suroeste), donde el ciclón dejó 133.600 víctimas, entre muertos y desaparecidos.
Allí, Ban visitó unos campos de damnificados. "Estoy totalmente desolado pero no pierdan la esperanza. La ONU está aquí para ayudarles", prometió a los afectados allí presentes.
Ban Ki-moon llegó en la mañana de ayer a Rangún, donde mantuvo una reunión de 20 minutos con el primer ministro, el general Thein Sein. A éste le subrayó que la magnitud del Nargis y la consiguiente crisis humanitaria sobrepasan la capacidad de Birmania, por lo que es indispensable una ayuda internacional. Ban Ki-moon tiene previsto reunirse hoy con el número uno de la junta, el general Than Shwe. (AFP-NA).