“Sin jaulas, sin prohibiciones, sin muro”

PROTESTAS EN TODO EE.UU. CONTRA LA DURA POLITICA ANTIINMIGRANTES

Miles de manifestantes furiosos con la política migratoria de Estados Unidos marcharon ayer por todo el país para protestar por las separaciones de familias en la frontera, realizadas bajo la línea dura impuesta por Donald Trump.
La manifestación “Las familias deben estar juntas” en Washington comenzó en un parque frente a la Casa Blanca, donde se congregaron multitudes antes de marchar hacia el Capitolio, sede del Congreso.
En Nueva York, familias, jóvenes, niños y ancianos -inmigrantes recién llegados como ciudadanos de larga data- marcharon bajo un sol abrasador como parte de una protesta que reunía a miles de personas.
“Dígalo alto, dígalo claro, los refugiados son bienvenidos aquí”, coreaban, también declarando la bienvenida a los musulmanes.
Una banda de percusionistas aumentó el fervor de una multitud que portaba carteles que, por ejemplo, decían: “Nuestra Nueva York es una Nueva York Inmigrante” y “Sin jaulas, sin prohibiciones, sin muro”.
Boston, Chicago, Portland y Los Ángeles también tuvieron multitudes de manifestantes, con la participación de artistas como Alicia Keys y Lin-Manuel Miranda en Washington o John Legend en Los Ángeles, así como legisladores demócratas.
Un medio centenar de personas también marchó en Ciudad Juárez y la circulación fue momentáneamente interrumpida en el cruce fronterizo de El Paso, en el lado estadounidense.

Política.
Trump ha hecho de la lucha contra la inmigración una de las principales prioridades de su agenda. En un intento por detener el flujo de decenas de miles de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, a principios de mayo ordenó el arresto de adultos que ingresen al país ilegalmente.Muchos de los que intentan cruzar la frontera entre EE.UU. y México son personas pobres que huyen de la violencia de las pandillas y otros problemas en América Central.
Como resultado de la represión ordenada por Trump, cientos de niños fueron separados de sus familias y, de acuerdo con imágenes ampliamente difundidas, mantenidos en recintos enrejados, en una práctica que provocó la indignación nacional y mundial. (AFP)