Inicio El Mundo Sonda no logró alunizar

Sonda no logró alunizar

UN INGENIERO ARGENTINO PARTICIPO DEL PROYECTO

Un reseteo en una de las computadoras pudo haber causado las fallas en la sonda que Israel envió a la Luna y que no pudo completar la misión al cortarse la comunicación poco antes de alunizar. Así lo explicó Diego Saikin, un ingeniero argentino de software que participó como voluntario del proyecto y diseñó parte del sistema de la nave no tripulada Beresheet, que despegó el pasado 21 de febrero desde la base estadounidense Cabo Cañaberal, en el estado de Florida. «En realidad, aún no se sabe mucho. Sabemos que en un momento se cortó la comunicación y que después volvió. No sabemos si tuvo que ver con la falla un reset involuntario de la computadora. Todo esto se está analizando y cuando haya conclusiones, seguramente se hará un comunicado oficial», precisó el especialista.

Desperfecto técnico.
Según señaló Saikin, oriundo del distrito bonaerense de Avellaneda y radicado en Israel, este problema pudo haber ocasionado que «la señal al propulsor principal no se haya podido recuperar», por lo que la sonda no pudo tocar suelo lunar. «Para reducir costos, la misión casi no contó con redundancia de sistemas críticos, eso significa que si algo falla, no hay un sistema de back up», agregó el ingeniero.
Por otra parte, explicó que como la nave nunca alunizó, no se pudieron obtener datos de los magnetómetros de la sonda, lo que era el principal objetivo de la misión, pero confió en que, luego de que se realicen los estudios para determinar las fallas del proyecto. «Al final de cuentas, probamos que se puede llegar a la Luna. Hubo un desperfecto técnico, pero eso no significa que el concepto no funcione», destacó el argentino. Por último, Saikin consideró que «fueron apresuradas» las declaraciones del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien adelantó que en dos o tres años el país podría volver a intentar una misión similar. «Pero sí, ¿por qué no? El concepto quedó demostrado que funcionó. Pero por supuesto que sería mejor contar con más apoyo del Gobierno, eso quiere decir mayor presupuesto», completó.
Durante la transmisión, se pudo escuchar al personal de control diciendo que los motores para ralentizar el descenso de la nave y permitir un aterrizaje suave habían fallado y se había perdido el contacto con la sonda.
Denominada Bereshit (Génesis, en hebreo), esta sonda se convirtió en un motivo de orgullo para Israel. Como una primicia mundial, fue realizada por una organización privada, SpaceIL, que trabajó asociada con la empresa aeroespacial israelí Aerospace Industries (IAI), una de las más grandes empresas de defensa israelíes. (NA)