Temer presentó su defensa en la Cámara de Diputados

El presidente de Brasil, Michel Temer, presentó ayer ante la Cámara de Diputados el expediente de 100 páginas con su defensa ante la denuncia por corrupción que le realizó el fiscal general Rodrigo Janot, una acusación que debe definirse en las próximas semanas con una votación parlamentaria que puede suspenderlo del cargo.
La presentación fue hecha ante la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados por el abogado de Temer, Antonio Mariz, quien busca con el escrito evitar que por votación la Cámara baja aparte a Temer de la Presidencia.
A partir de ahora se inicia una serie de ritos formales que deben desembocar en que a partir del lunes debe ser leído el informe del diputado instructor recomendando archivar o votar la denuncia, que será sometida a la votación del plenario probablemente a fines de julio o en la primera semana de agosto.
“Mostramos la falta de pruebas de corrupción pasiva”, dijo el abogado al presentar el escrito de la defensa de Temer, que objeta la denuncia del fiscal general basada en la delación premiada de Joesley Batista, del grupo frigorífico JBS, quien grabó al gobernante supuestamente avalando sobornos.
Janot acusa a Temer, también, de ser beneficiario de sobornos que fueron pagados por JBS y filmados por la policía federal al ex asesor presidencial Rodrigo Rocha Loures, uno de los ejes de esta denuncia que abrió una nueva etapa en la crisis de Brasil y prácticamente puso contra las cuerdas al gobierno.
El abogado de Temer dijo que la grabación que le hizo Batista al presidente el 7 de marzo “es ilícita y contaminó todos los demás elementos de la denuncia”.

Votación.
La puja actualmente es por los votos y el riesgo electoral que para cada diputado signifique defender a Temer, el presidente con menor popularidad de la historia moderna del país, entre 2% y 7%, según las encuestas de junio.
La Cámara de Diputados debe votar si acepta o rechaza la denuncia: si la acoge, debe hacerse con el voto de los dos tercios, aunque la oposición, sola, no llega a ese número.
Existe también la amenaza de que el co-gobernante Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) se divida ante la votación, sobre todo porque el próximo año muchos legisladores buscarán renovar mandato en las elecciones de octubre.
“Hay un sentimiento mayoritario para desembarcar del gobierno, aunque sin pasarse a la oposición”, reconoció el presidente interino del PSDB, senador Tasso Jeireissatti, quien ocupa temporalmente la función de Aecio Neves. (Télam)