Inicio El Mundo "Tengo más coraje por luchar que nunca"

«Tengo más coraje por luchar que nunca»

LULA DA SILVA ASEGURO AYER QUE RECORRERA BRASIL Y PIDIO QUE SE INVESTIGUE COMO HIZO BOLSONARO SU DINERO

El expresidente Brasileño Lula Da Silva volvió a hablar desde el sindicato de metalúrgicos de San Bernardo do Campo, pero esta vez en libertad. «Necesito probar que el juez Moro no era un juez sino un canalla. Decidí quedarme cerca de las fieras para probar mi inocencia», subrayó desde el escenario, luego de agredecer el apoyo del pueblo brasileño, junto al excandidato del PT Fernando Haddad, la presidenta del PT Gleisi Hoffman, su novia y otros dirigentes políticos que lo acompañaron durante los 580 días preso.
El líder del PT explicó que aquel 7 de abril de 2018 optó por ir a la cárcel tras ser condenado «injustamente» en vez de elegir el exilio, porque precisaba «probar la mentira» en su contra. En este punto relacionó también la victoria electoral de Jair Bolsonaro con su encarcelamiento, el que le impidió competir en los comicios, a pesar de ser el candidato con mayor proyección en las urnas.
«Ayer falló en su discurso Bolsonaro, confesó que perdía las elecciones si yo competía», destacó desde el sindicato que vio nacer su carrera política y ratificó: «Bolsonaro le debe su campaña a Moro y a las fake-news contra Haddad». Por el contrario, Lula resaltó que él está «libre como un pájaro». «Yo duermo con la conciencia tranquila. Dudo que sea el caso de Moro y de Bolsonaro», lanzó.

Anular los procesos.
El exmandatario confirmó que iniciará los trámites legales con sus abogados para limpiar su nombre. «Lo que queremos ahora es que se anulen todos los procesos contra mi porque ahora hay argumentos suficientes para probar que Moro es mentiroso, que (el fiscal Dental) Dallagnol es mentiroso», reforzó.
Luego se refirió específicamente a lo que significa haber recuperado la libertad. «Leí muchas cosas, se preguntaban si yo saldría con odio de la cárcel, radicalizado, con odio. Yo quiero construir con alegría, como cuando gobernamos. No tengo empleo y mi vida está bloqueada. Tengo más coraje por luchar que nunca, para recuperar el orgullo de ser brasileños», aseguró.

Un extenso pasaje de su discurso se lo dedicó a condenar el modelo de país que está implementando el ultraderechista Jair Bolsonaro, al referirse a la «locura» de su gobierno. Ayer, el actual presidente lo llamó «canalla» y pidió que no se le diera tanto crédito a su excarcelamiento porque Lula «está cargado de culpas». «Este país es de más de 203 millones de habitantes y la gente no puede permitir que los militares acaben con este país que nosotros construimos, que era respetado por el mundo entero y ahora está siendo destruido», manifestó al recordar los años del gobierno del PT, que achicaron las brechas de desigualdad en el país.
El exmandatario prometió que «la violencia va a caer». «Contra la distribución de odio de Bolsonaro, vamos a distribuir libros», afirmó, al resaltar que Brasil «no se merece el gobierno que tiene, uno que cuenta mentira todo el día».

Marielle.
En ese sentido, hizo énfasis en las denuncias que rodean al ultraderechista, particularmente sobre su relación con el asesinato de la exconcejal y militante lgbt Marielle Franco. «Tiene que haber una pericia para saber quién mató a esa guerrera, la gran edil de las mujeres, Marielle. Bolsonaro debe decir dónde está Queiroz también y cómo hizo su patrimonio de 17 casas. A mí me dan vuelta y no se me cae una moneda. Qué expliquen cómo tienen tanta plata», reclamó.

«Como si hubiera ganado».
Luis Inácio Lula Da Silva mandó ayer un mensaje al Grupo de Puebla que se encuentra reunido en Buenos Aires, en un video que grabó horas después de haber quedado libre. Felicitó a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner por su victoria y adelantó que recorrerá Brasil luego de sus 580 días de encarcelamiento. «El triunfo de Alberto fue como si yo hubiera ganado», afirmó el exmandatario.
El líder del Partido de los Trabajadores de Brasil recordó que pasó «momentos maravillosos» con Cristina Fernández, a quien definió como «gran compañera» y que con el nuevo presidente y su vice comparten la idea de la integración latinoamericana. «Estoy libre y con muchas ganas de luchar. Tengo el sueño de construir una gran América latina, con mejor distribución», añadió Lula.
«Estoy en la lucha, con ganas de recorrer Brasil y luchar contra el lado podrido de la justicia y la política», señaló, al tiempo que denunció que «la derecha no acepta que un pueblo pobre se revele contra las injusticias sociales». (Página12.com)