“Tengo una responsabilidad histórica”

LOPEZ OBRADOR DEBERA AFRONTAR DUROS DESAFIOS DURANTE SU MANDATO

Con una victoria arrolladora, el veterano izquierdista Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones presidenciales de este domingo con más del 50% de los votos y en diciembre asume el mandato de México. Sin embargo, tiene poco tiempo para celebrar: los electores esperan una solución a los problemas más apremiantes de la segunda economía latinoamericana como la violencia ligada al narcotráfico, la incesante corrupción y la complicada relación con Estados Unidos.
La relación de México con su vecino del norte se ha tensado desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca y amenazó con abandonar el vital -para el país azteca- Tratado de Libre Comercio de América del Norte y construir un muro entre ambos países con el objetivo de reducir el flujo migratorio.
Sin embargo, el trato entre Trump y López Obrador tuvo un inicio cordial. El presidente estadounidense señaló que habló con López Obrador por teléfono con quien anticipó “una muy buena relación”.
“Creo que va a tratar de ayudarnos con la frontera”, dijo tras meses de un tenso vínculo por la dura postura antiinmigrante de su gobierno.
López Obrador confirmó la llamada en Twitter y afirmó que propuso un acuerdo de proyectos de desarrollo que generen empleos en México y reduzcan la migración. “Hubo trato respetuoso y dialogarán nuestros representantes”, agregó.
No obstante, entre las mayores preocupaciones económicos en el horizonte está el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que México revisa actualmente con Estados Unidos y Canadá. Para México es fundamental llevar la negociación a buen puerto pues 80% de sus exportaciones tienen como destino a Estados Unidos, su mayor socio comercial. Se espera que las negociaciones se retomen en algún momento de julio y que continúen hacia 2019, para encontrar solución a las propuestas más duras del país norteamericano.

Violencia.
Tras su triunfo, López Obrador prometió cambiar la actual estrategia militar para combatir a los cárteles de las drogas y la violencia. “Más que el uso de la fuerza atenderemos las causas que originan la inseguridad”, indicó en su primer mensaje tras conocerse los resultados oficiales preliminares, al referirse a la desigualdad y la pobreza, aunque no especificó detalles.
El 2017 fue el año más violento desde que se tienen registros con 25.324 homicidios, según cifras oficiales. La campaña electoral dejó 145 políticos asesinados en menos de un año.
“Los grupos criminales se siguen peleando por el control de los cultivos de amapola, de la distribución de la heroína y creo que la violencia no va a mermar por un buen rato”, advirtió el exagente de la DEA Mike Vigil.
Vigil llama a capacitar a las policías locales y combatir la corrupción entre los gobernantes que han permitido la explosión del crimen: “Tiene que atacar a todo el grupo desde arriba hasta abajo, a la gente que está metida en la corrupción, que está protegiendo a estos grupos criminales”.

Corrupción.
El tema que más preocupación genera entre los mexicanos fue la corrupción, parte vital de las campañas electorales y el eje por el cual López Obrador construyó su candidatura. Este domingo reiteró que su gobierno se concentrará en “combatir la corrupción”. El gobierno saliente se vio manchado por escándalos que incluso salpicaron al propio presidente, Enrique Peña Nieto, como la casa que su esposa compró a un contratista del gobierno, un cuadro que provocó que el PRI terminara repudiado en las urnas.

Amplio triunfo.
El fuerte mensaje de López Obrador en su campaña sobre la violencia, la corrupción y la pobreza, logró llegar a millones mexicanos que pedían a gritos un cambio radical en la segunda economía latinoamericana, tras seis años de gobierno de un impopular Enrique Peña Nieto del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
“Soy muy consciente de mi responsabilidad histórica”, indicó exultante López Obrador, de 64 años, ante decenas de miles de simpatizantes que lo ovacionaron la noche del domingo. En su tercer intento consecutivo de alcanzar la silla presidencial, AMLO se presentó como el candidato antisistema y obtuvo un amplio triunfo al conseguir más del 53% de los votos, según estimaciones oficiales. (AFP)