Tensión entre los independentista

RECTA FINAL PARA LAS ELECCIONES DEL 21 DE DICIEMBRE

El partido Candidatura de Unidad Popular (CUP) expresó ayer su discrepancia con el resto de fuerzas independentistas que negocian renunciar a la vía unilateral en la “hoja de ruta” común que proponen de cara a las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña.
“La CUP no va a renunciar a la vía unilateral porque sería como renunciar a nuestros postulados”, dijo la vocera de los anticapitalistas, Núria Gibert, en conferencia de prensa en Barcelona.
“Si cuando te amenazan no haces nada, el mensaje que estás dando es que si te amenazan vas a dejar de moverte y casi de existir. No vamos a renunciar a lo que somos ni a lo que pensamos”, subrayó la ex diputada.
Según Gibert, “la República catalana está proclamada” por lo que, insistió, a la CUP le gustaría que este punto y otros relacionados con el proceso constituyente queden claros”.
El posicionamiento de la CUP haría inviable el frente común que aspiran a presentar los independentistas en los comicios del 21 de diciembre, convocados por el gobierno español de Mariano Rajoy al intervenir la norteña región para abortar la secesión.
El ex presidente catalán Carles Puigdemont fracaso en su intento de conformar una “lista de país” que incluyera a todos los que rechazan la aplicación del artículo 155 – que dio cobertura legal a la intervención regional- y para reclamar la liberación de los dirigentes secesionistas que
se encuentran en prisión preventiva.
No obstante, su candidatura Junts per Catalunya (JxC) negocia con Esquerra Republicana (ERC), el partido del ex vicepresidente Oriol Junqueras, un borrador de nueve puntos que pretenden llevar ambos en sus programas, y que implementarían en caso de ganar las elecciones.
En ese borrador, que fue entregado a la CUP y que publicó el diario catalán Nació Digital, destaca la ausencia de referencias a la fracasada vía unilateral y, por el contrario, se apuesta por “una negociación bilateral con el Estado y con la Unión Europea (UE) para que se haga
posible el acceso de Cataluña a la plena independencia”.
Los sondeos otorgan la victoria a ERC, pero los independentistas sólo podrían gobernar si llegan a un acuerdo con Junts per Catalunya y con el apoyo de la CUP, como ocurrió en la anterior legislatura que acabó con la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre, que llevó a la intervención regional, al cese fulminante del gobierno y la convocatoria de elecciones.
El borrador de los independentistas, que pudo haber sufrido modificaciones, también propone un “gran acuerdo de país, que con voluntad democrática y vocación constituyente, ensanche por medios de instrumentos de toma de decisión y debates participativos, la amplia mayoría ciudadana partidaria de que Cataluña pueda ejercer libremente la autodeterminación”.

Puigdemont.
El ex presidente catalán Carles Puigdemont renunció a la pensión que le corresponde tras haber ostentado el máximo cargo en el Ejecutivo regional de Cataluña, porque no acepta su cese por parte del gobierno español.
Puigdemont, quien se considera el presidente “legítimo” de Cataluña, respondió así al ministro de Hacienda español, Cristobal Montoro, que le dio un plazo de diez días hábiles para acogerse al Estatuto de ex presidentes de la Generalitat y cobrar la presión de 112.000 euros al año que le tocaría, según informó ayer el diario digital El Nacional.cat
Si se acogía al Estatuto de ex presidentes, Puigdemont estaba reconociendo que fue destituido mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, algo que hasta ahora no hizo. (Télam)