Terremoto político en EE.UU.

DONALD TRUMP DESPIDIO A SU JEFE DE GABINETE REINCE PRIEBUS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, provocó ayer un verdadero terremoto político, al anunciar el despido de su jefe de Gabinete, Reince Priebus, quien pasó la semana en el centro de una espectacular tormenta palaciega.
Fiel a su estilo, Trump utilizó la red social Twitter para anunciar el nombramiento del general John Kelly, actual secretario de Seguridad Interna, como nuevo jefe de Gabinete. “Es un gran estadounidense”, apuntó Trump en su mensaje.
En tanto, agradeció a Priebus “por sus servicios y su dedicación a esta país. Hemos conseguido muchas cosas juntos y estoy orgulloso de él”.
Trump viajó ayer a Long Island (Nueva York) con una comitiva que incluía a Priebus. Sin embargo, cuando el avión presidencial Air Force One retornó a Washington, al promediar la tarde, el mandatario ya tenía un nuevo jefe de Gabinete.
Priebus, quien se desempeñó durante varios años como presidente del Comité Nacional del partido Republicano, había sido una pieza fundamental en la formación del gobierno después de las elecciones, en el comité de transición.
Sin embargo, la llegada de Anthony Scaramucci a la Casa Blanca como nuevo jefe de Comunicaciones selló la suerte de Priebus.

Filtraciones.
De acuerdo con Scaramucci, Priebus bloqueó durante cinco meses su llegada a la Casa Blanca. Además, Scaramucci llegó a la conclusión de que Priebus era el principal responsable por la incontenible secuencia de filtraciones a la prensa de asuntos internos de la Casa Blanca, incluyendo informaciones comprometedoras.
Esta semana Scaramucci realizó una explosiva llamada telefónica a un periodista para presionarlo a que dijera quién le abastecía de informaciones desde la Casa Blanca, y el contenido de la conversación se tornó público.
En esa conversación, Scaramucci definió a Priebus como un “esquizofrénico paranoide, un paranoico”, y adelantó que sus horas como jefe de Gabinete estaban contadas ya que lo habían identificado como el principal responsable por las filtraciones a la prensa.
Las tensiones entre Scaramucci y Priebus había tornado literalmente explosivo el clima en la Casa Blanca en los últimos días.
En su primera aparición pública, Scaramucci (un multimillonario famoso por el estilo abrasivo de tratar a sus subordinados) había dejado claro que Trump lo había llamado a la Casa Blanca para poner orden.

Obamacare.
Cuando regresó a Washington diagnosticado de cáncer cerebral fue recibido como un héroe, sobre todo por Trump, pero John McCain sigue siendo la espina eterna del presidente republicano, y salvó el Obamacare votando con los demócratas.
A última hora de la noche del jueves, cuando la cámara alta del Congreso estaba a punto de votar una “derogación de mínimos” de la reforma sanitaria de Obama, el vicepresidente Mike Pence, también presidente del Senado, se reunió durante diez minutos con el octogenario senador para intentar hacerle cambiar de opinión por última vez.
Esfuerzo inútil. A las 1.29 de la mañana, McCain se adelantó y tendió la mano. Tras haber hecho durar el suspense un instante, como un emperador romano que ostenta el poder de salvar la vida de un gladiador en la arena, la sentencia cayó: el pulgar señaló hacia abajo: “No”. La medida fue rechazada por 51 votos en contra y 49 a favor. (AFP-NA)