Terremoto en Costa Rica provocó dos muertes

Un terremoto de 7,6 grados sacudió ayer a Costa Rica y provocó dos muertos por crisis cardíaca, una veintena de lesionados, daños en hospitales, puentes, carreteras y viviendas y escenas de pánico en especial en la Península de Nicoya, que se elevó casi un metro, según informes oficiales.
El servicio geológico de Estados Unidos reportó el sismo de 7,6 en la escala de magnitud de momento, a las 8.42 locales (14.42 GMT), y ubicó su epicentro en la provincia de Guanacaste, sobre el Pacífico y donde se encuentran decenas de complejos turísticos internacionales.
“La Península de Nicoya se elevó casi un metro” como consecuencia del sismo, dijo Marino Protti, científico del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), quien no descartó que en los próximos días alguna réplica “podría alcanzar hasta los 7 grados”.
En la región del epicentro, un hombre y una mujer, adultos mayores, murieron del susto víctimas de paro cardíaco durante el sismo en Filadelfia, vecina de Nicoya, informó a la AFP Adolfo Sáenz, vocero de la Cruz Roja.
Escenas de pánico se vivieron en esa región, donde imágenes de televisión mostraron multitudes que salían corriendo a las calles ante el fuerte y prolongado remezón, que derribó árboles, partes de techos, objetos en las casas y centros comerciales, y agrietó vías y estructuras.
Pasadas tres horas del sismo, el Centro estadounidense de Advertencias de Tsunami del Pacífico levantó la alerta de tsunami que había emitido para Costa Rica, Panamá y Nicaragua.

Testimonios.
Periodistas de la AFP fueron testigos de escenas similares en diferentes puntos de San José y ciudades aledañas en el valle central, a 150 kilómetros de la península de Nicoya.
“Fue terrible. No podíamos correr, no podíamos dar el paso, porque el movimiento era tan fuerte que nos imposibilitaba. La refrigeradora se corrió de un lugar a otro. Oímos un escándalo, la gente gritaba de terror”, contó a una emisora local un vecino de Nicoya, quien se identificó como Alexandre.
“Lo sentimos muy fuerte, salimos corriendo, temíamos de que la casa nos cayera encima, la gente está alarmada”, dijo una pobladora de Nicoya a una emisora local.
“Estábamos en la piscina. Se formó una ola dentro de la piscina”, afirmó una turista contactada por Canal 7 en la zona de Pinilla, a unos 30 kilómetros del epicentro.
En las provincias de Guanacaste, San José, Puntarenas y Alajuela varios edificios, fueron evacuados y suspendidas las clases. (AFP)