Timerman fustigó el “método” británico

El canciller Héctor Timerman aseguró ayer en Londres que “el Reino Unido negoció con una dictadura militar que asesinó a 30 mil ciudadanos argentinos y se niega a hacerlo con un gobierno democrático”.

Orgullo.
“Argentina está orgullosa que vayamos donde vayamos, se reconoce la solidaridad de su pueblo por la lucha de autodeterminación, no creo que le ocurra lo mismo al primer ministro británico (David Cameron)”, manifestó el canciller en una conferencia de prensa que ofreció en Londres en el marco del encuentro de los 18 Grupos Europeos Pro Diálogo por Malvinas.
Timerman dijo que América Latina tiene un pasado “de lucha por la autodeterminación de los pueblos, muchas veces contra el imperio británico” pero, aclaró, que ese principio no se aplica para las Malvinas, donde las Naciones Unidas (ONU) señalan que las negociaciones tienen que ser entre Londres y Buenos Aires “sin una tercera parte”.
“El derecho lo tienen los pueblos nativos, no las poblaciones implantadas. Además, la autodeterminación no puede dividir la integridad territorial de las naciones”, precisó el canciller.
Reiteró que no se pudo reunir con su par británico, William Hague, porque el funcionario “impuso una condición y un ultimátum” para que estén presentes los habitantes de las islas y recordó que le extendió una invitación para que visite Buenos Aires y encontrarse “como dos países amigos que buscan el diálogo”.
“Lo que no se entiende es por qué el Reino Unido negoció con una dictadura militar que asesinó a 30 mil ciudadanos argentinos y se niega a hacerlo con un gobierno democrático, que no sólo respeta, sino que es activo en la defensa de los Derechos Humanos”, añadió el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores. El canciller se mostró convencido además que “cuando el Reino Unido empiece a aceptar las resoluciones de la ONU y no se comporte como una potencia colonial, el conflicto se resuelve fácilmente, quizás en menos de 20 años”.

Derechos.
Consultado sobre la relación entre Argentina y los isleños, el canciller recordó que el gobierno propuso mejorar el vínculo con vuelos semanales entre Buenos Aires y el archipiélago y afirmó que los habitantes de Malvinas “son argentinos con los mismos derechos sociales, civiles, económicos y políticos que cualquier ciudadano argentino nacido en la Argentina continental”.
En ese sentido, recordó que hasta 1983, “quienes nacieron en Malvinas eran considerados ciudadanos de segunda categoría en el Reino Unido, donde no podían vivir ni trabajar ya que recibían el trato de personas colonizadas”.
Al responder otra consulta sobre la exploración y explotación de hidrocarburos en el Atlántico Sur, Timerman aseguró que seguirán las sanciones a empresas que realicen acciones en la zona y explicó que esas petroleras, sin el apoyo argentino “no tienen forma de resolver rápidamente cualquier accidente.
Por último, Timerman lamentó que ningún periodista le mencionó al pueblo chagosiano, una población nativa de una isla del Océano Indico que fue expulsada por el Imperio británico en la década del ’60 para alquilarle el lugar a una base militar de EE.UU.
Timerman estuvo acompañado por la embajadora ante Gran Bretaña, Alicia Castro, el periodista británico Richard Gott, titular de los 18 Grupos Europeos Pro Diálogo, y los presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores de la Cámara de Senadores y Diputados, Daniel Filmus y Guillermo Carmona, respectivamente. (Télam)