Inicio El Mundo Tiroteo dejó tres muertos

Tiroteo dejó tres muertos

ATACARON A UN TRANVIA EN HOLANDA

Un hombre acribilló ayer a los pasajeros de un tranvía en el centro de la ciudad holandesa de Utrecht, mató a tres personas, hirió a otras cinco y logró escapar por unas horas, las suficientes para desatar el terror en el país europeo, apenas tres días después de la masacre contra musulmanes en Nueva Zelanda.
Poco después del tiroteo y cuando el atacante seguía libre, el primer ministro holandés, Mark Rutte, advirtió en conferencia de prensa que no se podía excluir “la pista del terrorismo”, y tanto el alcalde de Utrecht, Jan van Zanen, como la Policía local informaron que la pista terrorista era la más probable, según la agencia de noticias EFE.
Van Zanen identificó al sospechoso como Gokmen Tanis, un ciudadano turco de 37 años, conocido de las fuerzas de seguridad, y luego medios de comunicación afirmaron que una persona con ese nombre combatió en la república rusa de Chechenia y tuvo vínculos con el Estado Islámico.
Tanis tiene un largo historial de antecedentes penales en los últimos años, los que también encajan en el perfil de un delincuente común: robos con violencia, ataques a la autoridad y acoso sexual callejero, según la prensa holandesa.
La Fiscalía, que está a cargo de la investigación, también aseguró “que está teniendo en cuenta un motivo terrorista”, pero aclaró que “no se puede excluir otros motivos”, entre ellos un posible “crimen de honor”, debido a la posible relación del arrestado con una de las víctimas.
Esta hipótesis se vio reforzada cuando parientes de Tanis contaron a la agencia de noticias estatal turca Anatolia que el joven disparó contra un familiar “por motivos familiares” y luego contra quienes intentaron ayudar a la víctima y quisieron detenerlo. No se sabe aún cómo comenzó el tiroteo ni si el atacante dijo algo antes de disparar.

Ataque y alerta.
El diario holandés De Telegraaf publicó la foto del tranvía tiroteado, detenido en una intersección, frente a una plaza de la ciudad. En los medios locales se vio también la foto de un cuerpo cubierto por una sábana blanca, en el suelo entre dos vagones del tranvía y rodeado de policías.
Tras el ataque, el gobierno elevó a 5, la máxima categoría, el nivel de alerta antiterrorista en la provincia de Utrecht y ordenó paralizar el transporte público en la ciudad.
Las autoridades holandesas también reforzaron la seguridad en la zona del Parlamento en La Haya y la Policía militar decidió aumentar la vigilancia en zonas como el aeropuerto Schiphol de Amsterdam.

Detención.
Recién cuando Tanis fue detenido, el gobierno bajó el nivel de alerta antiterrorista a la categoría número cuatro.
Desde Ankara, la Cancillería turca condenó en un comunicado el ataque “sin importar la identidad del responsabilidad y la motivación que tuvo”. El gobierno turco expresó su solidaridad con el pueblo holandés en medio de un mal momento diplomático bilateral.
En 2017 las relaciones entraron en un impasse luego que el gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan comparara a las autoridades alemanes y holandesas con el nazismo y el fascismo por no permitirle realizar actos proselitistas en sus países.
Recién en septiembre pasado, Holanda y Turquía comenzaron a “normalizar las relaciones” diplomáticas con la vuelta de sus embajadores y, recientemente, el gobierno holandés informó que habrá reuniones bilaterales esta semana para reactivar la cooperación. (Télam)