Tres curas detenidos por pedofilia

ESPAÑA: UN JOVEN DENUNCIO LOS ABUSOS EN UNA CARTA DIRIGIDA AL PAPA FRANCISCO

Tres curas y un laico fueron arrestados ayer en Granada, sur de España, por su presunta relación con un caso de abusos sexuales a menores que un joven denunció por carta ante el Papa Francisco, quien le pidió perdón en nombre de la Iglesia católica.
“Esta mañana (ayer) han sido detenidas y puestas a disposición judicial cuatro personas, cuatro sacerdotes implicados en este asunto”, afirmó el Ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, al informar sobre los arrestos.
La investigación se encuentra bajo secreto de sumario, por lo que el ministro se negó a dar más detalles sobre las detenciones ni la denuncia, que está en manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada.
Sin embargo, fuentes de la investigación, citadas por la prensa española, precisaron que los arrestados serían tres sacerdotes y un profesor de religión.
“La máxima jerarquía de la Iglesia, el Papa, ha sido precisamente el más beligerante para que este caso saliera a la luz”, remarcó Fernández Díaz.

Carta.
Las pesquisas se pusieron en marcha después de que el Papa Francisco tuvo conocimiento del caso a través de una de las víctimas, un joven de 24 años que le escribió una carta relatando los supuestos abusos que había sufrido él hace años y que “podrían estar sufriendo otros chicos y chicas”.
El pasado 10 de agosto, el Papa llamó al joven personalmente y le pidió perdón “en nombre de la Iglesia de Cristo”, al tiempo que pidió al arzobispado de Granada que informara a la Justicia los hechos denunciados.

Apartados.
Antes de que se produjera la actuación judicial, el pasado 17 de noviembre, el arzobispado de Granada ya había informado que -ante la denuncia de abusos sexuales presentada ante la Santa Sede y siguiendo la disciplina canónica- se había procedido a apartar de sus cargos a los sacerdotes implicados directamente en el caso.
De hecho, en medio del escándalo, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, aprovechó para pedir perdón este domingo postrándose junto a otros religiosos frente al altar.

“El clan de los romanones”.
Este caso de abusos sexuales denunciado ante el Papa destapó la existencia de un grupo de religiosos pederastas conocido como “el clan de los romanones”, derivado del nombre de su líder, ex párroco de la Iglesia San Juan María de Vianney, situada en un populoso barrio de la sureña ciudad de España.
El grupo, integrado por sacerdotes y laicos, utilizaba pretextos de reclutamiento religioso para captar monaguillos e introducirlos en prácticas sexuales, por medio de abusos.
La investigación dio un vuelco este fin de semana cuando la Iglesia granadina “comenzó a colaborar” y una veintena de testigos, entre ellos varios compañeros de seminario de los acusados declararon ante la Justicia, informó el diario Religión Digital, especializado en información religiosa.
Otros cuatro sacerdotes de la trama podrían ser imputados por encubrir los hechos, añadió esta publicación. (Télam)