Triunfo sin mayoría suficiente

ESPAÑA: EL PARTIDO POPULAR VOLVIO A GANAR LAS ELECCIONES

El conservador Partido Popular volvió a ganar ayer las elecciones generales de España sin una mayoría suficiente para gobernar pero fortalecido, mientras el Partido Socialista resistió en el segundo puesto contra todos los pronósticos, con lo que España sigue en una situación de bloqueo aunque la derecha estaría en mejores condiciones para negociar.
El PP del presidente Mariano Rajoy obtuvo 137 bancas, 14 escaños más que el 20 de diciembre, reforzando su posición de cara a las futuras negociaciones, a costa de Ciudadanos, que mantiene la cuarta posición pero se debilita al pasar de 40 a 32 bancas, escrutado 98 por ciento de los votos.
Con la mayoría absoluta situada en 176 escaños de los 350 del parlamento, Rajoy necesitaría de la abstención del PSOE de Pedro Sánchez, segundo aunque con 85 escaños frente a los 90 de hace seis meses.
Contrariamente a lo que vaticinaron todos los sondeos previos a la repetición electoral, no se produjo el “sorpasso” (adelantamiento) al PSOE de la coalición de izquierda Unidos Podemos, que lejos de las expectativas generadas quedó en tercer lugar, con 71 escaños.
“Tengo que decir que los resultados no son satisfactorios, teníamos unas expectativas diferentes; nos preocupa la perdida de apoyos del bloque progresista”, aseguró Pablo Iglesias, candidato de Unidos Podemos, que fue el primero en comparecer para valorar los resultados.
“Es verdad que nos consolidamos como espacio, y que lo que hicimos cambió la historia de nuestro país, pero nos preocupa que el PP y el bloque conservador sume más apoyos”, añadió el dirigente antiajuste, que se mostró sorprendido por los resultados.
Podemos, que obtuvo 69 escaños en diciembre, concurrió a los comicios junto con Izquierda Unida (IU), que tenía dos escaños y terminaron sumando exactamente lo mismo.

“Insatisfecho”
En tanto, Sánchez insistió en que no permitiría un gobierno del PP ni tampoco haría presidente a Iglesias, y confió en que lograría remontar las encuestas conservando su segunda posición, tal como ocurrió.
Pero la mala noticia para el dirigente socialista es que, como dijo Iglesias, la derecha sale fortalecida en comparación a diciembre, con lo que tiene difícil intentar formar un gobierno alternativo.
“Espero que el señor Iglesias reflexione sobre estos resultados, tuvo en sus manos poner fin al gobierno de Mariano Rajoy, pero su intransigencia ha provocado la mejora de los resultados de la derecha”, aseguró Sánchez tras los resultados. “No estoy satisfecho, los socialistas queríamos ganar, pero con todo en contra somos la primera fuerza política de la izquierda”, añadió.
Sánchez sostuvo que el PSOE pondrá sus resultados “en beneficio de los ciudadanos, que han reclamado cambio”, pero no insinuó en ningún momento que bloqueará un eventual gobierno de Rajoy.
“Nuestro compromiso con la ciudadanía será el mismo, erradicar la pobreza, reivindicar un trabajo digno, regenerar la vida democrática, acabar con la corrupción y reformar la constitución española”, subrayó.

Negociaciones.
PP y Ciudadanos suman 169 escaños frente a los 163 de hace seis meses, en comparación al PSOE y Podemos, que tenían 159 y ahora obtiene 156.
La aritmética es bastante similar, pero el hecho de que los conservadores hayan crecido en detrimento de Ciudadanos le da más chances a Rajoy a la hora de intentar formar gobierno.
El principal obstáculo que se presentó en las anteriores negociaciones era el propio Rajoy, quien ahora sale incluso mejor parado.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, siempre se mostró dispuesto a apoyar al PP en un gobierno de “gran coalición” pero puso como condición la cabeza de su líder al que considera incapacitado por los casos de corrupción.
Ante la repetición de las elecciones, una de las claves era la movilización, ya que todos los partidos apostaban por sumar nuevos apoyos para reforzar sus posiciones de cara a las futuras negociaciones a los que están abocados. (Télam)

Compartir