Trump asumió la Presidencia de EE.UU.

EL MAGNATE DIO UN DISCURSO CON LINEAS MUY CLARAS EN MATERIA DE EMPLEO, MIGRACION, POLITICA Y ECONOMIA

En un día gris, frío y con intermitente garúa, el magnate republicano Donald Trump asumió ayer la Presidencia de Estados Unidos con un discurso anti establishment, aislacionista y muy critico a todo lo hecho en los últimos años, mientras en las calles miles de personas protestaron y prometieron enfrentar al nuevo gobierno desde el primer minuto.
“No estamos meramente transfiriendo el poder de una a otra Administración o de un partido a otro, sino que los transferimos desde Washington DC y se lo devolvemos al pueblo”, aseveró el flamante presidente en un breve discurso brindado tras prestar juramento en la escalinata del Capitolio.
El multimillonario lamentó que mientras que Washington y los políticos han prosperado, “los trabajos se fueron y las fábricas cerraron. El ‘establishment’ se protegió a sí mismo, pero no a los ciudadanos del país”, manifestó con el mismo tono utilizado durante la campaña.
“Los hombres y mujeres olvidados de este país no serán olvidados nunca más”, prometió Trump ante unas 250.000 personas que desde temprano ocuparon el predio del National Mall, que une el Capitolio con la Casa Blanca.
La cifra de asistentes a la jura contrastó con las dos asunciones presidenciales anteriores, cuando el presidente Barack Obama reunió a 900.000 personas, en 2009, y a 1.2 millones en 2013.

Economía.
En su discurso, Trump también se refirió a los ejes en los que se bajará la economía en los próximos cuatro años: “comprar productos estadounidenses y contratar a ciudadanos estadounidenses”, tal como lo había prometido durante la campaña.
“Va a ser primero Estados Unidos, primero Estados Unidos, primero Estados Unidos”, agregó el presidente quien, no obstante, aclaró que buscará la “amistad” con los demás países, pero siempre bajo la máxima de que los intereses estadounidenses están “primero”.
“Toda decisión sobre comercio, impuestos inmigración y asuntos exteriores se tomará para beneficiar a los trabajadores y las familias de Estados Unidos”.

Muro.
Si bien no hizo mención directa al muro que prometió levantar en la frontera con México, prometió a sus seguidores que va a “recuperar las fronteras”, al igual que “trabajos”, la riqueza”, y los “sueños”.

Primeros decretos.
En su primer día como presidente de Estados Unidos, Trump firmó sus primeros decretos presidenciales y documentos legislativos, tanto para agilizar una de las nominaciones de su gabinete como para comenzar a limitar la reforma de salud aprobada por el gobierno anterior de Barack Obama.
Trump decretó que las agencias gubernamentales “alivien las cargas del Obamacare”, como se conoce al nuevo sistema que obliga a todos los habitantes a tener seguro médico. Por cargas, el flamante presidente se refirió a los requisitos y reglamentos que establece la reforma aprobada por el gobierno anterior.

Leve alza.
Wall Street cerró en leve alza ayer su primera sesión con Donald Trump como presidente de Estados Unidos.
El índice industrial Dow Jones ganó 0,48% a 19.827,25 puntos, el Nasdaq, de valores tecnológicos, avanzó 0,28% a 5.555,33 unidades y el S&P 500 subió 0,34% a 2.271,31 unidades.

Detenciones y choques con la policía.
En una escena inusual para una ceremonia de asunción presidencial en Estados Unidos, diferentes movilizaciones de protesta surcaron ayer la capital estadounidense, que en tono festivo pero también con roturas de vidrieras de bancos y comercios, derivaron en corridas y en la detención de al menos 217 personas.
El jefe de Policía interino de Washington DC, Peter Newsham, informó anoche a la prensa que las detenciones habían superado las 200 y destacó que al menos seis miembros de las fuerzas de seguridad resultaron “levemente heridos”.
Antes había explicado en un comunicado que los arrestados habían intentado “interferir en las celebraciones” de la asunción de Donald Trump a la Presidencia, y que habían provocado “daños significativos” en establecimientos y contra vehículos.
Las escaramuzas continuaban ya entrada la noche, aún cuando las celebraciones en la calle por la asunción habían terminado.

Protestas.
En una ciudad blindada por el operativo de seguridad para evitar manifestaciones, numerosos opositores consiguieron ayer igualmente protestar por la llegada de Trump al poder en varias columnas que tuvieron distintas improntas, desde un tono lúdico y festivo hasta acciones violentas que emprendieron contra diferentes comercios de Washington.
Desde bien temprano, decenas de manifestantes de organizaciones de derechos humanos y de izquierda, entre ellas Black Live Matter, se juntaron frente a varios puestos de control que permiten la entrada a las celebraciones y, por momentos, lograron frenar la entrada del público.
Con bailes, banderas arcoiris y carteles de “No a Trump”, decenas de manifestantes se concentraban en las entradas del público a los diversos puntos de la Avenida Pensilvania o la explanada del National Mall, desde donde pueden contemplar la investidura quienes no poseen los pases oficiales.
Rápidamente la Policía apartó a los activistas a empujones y liberó una zona con un cordón humano integrado por decenas de efectivos para improvisar un corredor para que los simpatizantes de Trump pudieran acceder al predio para seguir la asunción.
La escena, que incluyó forcejeos y empujones pero no detenidos, en contraste con una situación de más tensión que se vivió cuando grupos de anarquistas también intentaron frenar el ingreso de asistentes a la ceremonia y fueron desarmadas por la policía a fuerza de gases lacrimógenos.
En su retirada, los manifestantes identificados con el Black Block, un especia de fuerza de choque de los grupos radicales, emprendió contra varios comercios, especialmente contra cadenas multinacionales, pero también contra sede bancarias a las que les rompieron lo vidrios a piedrazos.

DCMJ.
En un tono totalmente opuesto, la ONG DCMJ convoco a centenares de personas en una de las protestas más particulares de la jornada.
Reclamando la continuidad de la política de despenalización de marihuana, la organización distribuyó cientos de porros entre los presentes, como forma de alertar sobre una hipotética marcha atrás durante la administración Trump del proceso de liberalización de su consumo en Estados Unidos.

Capitolio.
Por la tarde, luego de que Trump se trasladara desde el Capitolio a la Casa Blanca, los manifestantes buscaron bloquear el camino por el que debía transitar el desfile presidencial previsto para las 15 hora local.
Las fuerzas de seguridad por su parte, respondieron las arremetidas con gases lacrimógenos y eventuales cargas que dispersaban a los manifestantes.

Las frases más destacadas.
El presidente de Estados Unidos reiteró sus promesas de campaña en un breve discurso pronunciado ayer luego de prestar juramento en el Capitolio. Las siguientes son las diez frases más destacadas:
“Primero Estados Unidos”. “Seguiré dos reglas sencillas (en la economía): comprar productos estadounidenses y contratar a ciudadanos estadounidenses”.
“Toda decisión sobre comercio, impuestos inmigración y asuntos exteriores se tomará para beneficiar a los trabajadores y las familias de Estados Unidos”. “Vamos a hacer Estados Unidos fuerte de nuevo, lo vamos a hacer rico, orgulloso, seguro y, juntos, lo vamos a hacer grande de nuevo”.
“Reforzaremos viejas alianzas y formaremos nuevas. Y uniremos el mundo civilizado contra el terrorismo radical islámico, al que erradicaremos completamente de la faz de la tierra”.
“Seamos negros, marrones o blancos, compartimos sangre de patriotas”
“No estamos meramente transfiriendo el poder de una a otra Administración o de un partido a otro, sino que los transferimos desde Washington DC y se lo devolvemos al pueblo”. “El pueblo se convertirá en el dirigente del país. Los hombres y mujeres olvidados de este país no serán olvidados nunca más”.
“Washington ha florecido, pero la gente no ha compartido esa riqueza. Los políticos han prosperado, pero los trabajos se han ido y las fábricas han cerrado. El establishment se protegía a sí mismo, pero no a los ciudadanos del país”.
“Estamos ante el nacimiento de un nuevo milenio, listos para descifrar los misterios del espacio, para librar a la Tierra de la enfermedad”.

Agradecimiento de Barack Obama.
El ex presidente estadounidense Barack Obama agradeció ayer a sus seguidores y al personal que lo acompañó en la Casa Blanca en los ocho años de su gestión por haber demostrado “el poder de la esperanza” y se despidió con su lema de campaña: “Sí, se puede. Sí, pudimos”.
La Presidencia “ha sido el privilegio de mi vida y sé que hablo por Michelle también”, dijo Obama desde la base aérea de Andrews, a las afueras de Washington, donde se reunieron personal de la Casa Blanca, asesores y amigos para dar un último adiós al matrimonio.
Pero “estoy deseando ver qué hacer después y les prometo que estaré ahí con ustedes. Sí, se puede. Sí, pudimos”, anotó el ex mandatario demócrata, quien entregó el bastón de mando al nuevo presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.
Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, recordó que cuando él y Michelle emprendieron este “viaje” lo hicieron “con una fe duradera en el pueblo estadounidense y su capacidad para unirse”, informó la agencia de noticias EFE.
Tras despedirse de amigos, ex personal de la Casa Blanca y seguidores concentrados en Andrews, los Obama abordaron por última vez el avión presidencial con destino a Palm Springs, en California, adonde partieron para tomarse unas vacaciones.
Los mandatarios salientes suelen hacer un último vuelo en el avión presidencial cuando ya han dejado formalmente el cargo pero, aunque el aparato es el mismo, no se le llama Air Force One.

Papa: “Por los necesitados”.
El Papa Francisco deseó ayer al presidente estadounidense Donald Trump “sabiduría y fuerza” para su labor y le pidió que se preocupe “por los necesitados que se paran delante de nuestra puerta”.
“Le deseo mis cordiales buenos deseos y la seguridad de mis oraciones para que el todopoderoso Dios le conceda sabiduría y fuerza en el ejercicio de su alta labor”, señaló el Pontífice en un telegrama de su saludo enviado ayer con motivo de la asunción de Trump como 45 Presidente de Estados Unidos que divulgó el Vaticano a periodistas acreditados.
“En un tiempo en el que nuestra familia humana está acosada por unas graves crisis humanitarias que piden respuestas políticas de larga vista y unidas, rezo para que sus decisiones estén guiadas por los ricos valores espirituales y éticos que moldearon la historia del pueblo americano y el compromiso de su nación para el progreso de la dignidad humana y la libertad en todo el mundo”, agregó Francisco.
“Bajo su liderazgo, la estatura de América puede continuar siendo medida sobre todo por su preocupación por los pobres, los descartados y aquellos necesitados que, como Lázaro, se paran delante de nuestra puerta”, agregó Jorge Bergoglio, en momentos en los que se debate la política migratoria que puede adoptar Estados Unidos con la nueva administración. (AFP-NA)