Inicio El Mundo Trump juega duro contra China

Trump juega duro contra China

LA GUERRA COMERCIAL REPERCUTIO EN EL VALOR DE LA SOJA

El presidente Donald Trump decidió jugar duro contra Pekín antes de una decisiva ronda de negociaciones comerciales esta semana, al amenazar con aranceles a todos los bienes que Estados Unidos importa de China por 550.000 millones de dólares. El anunció repercutió en los mercados, donde por ejemplo el valor de la soja perforó los 300 dólares por tonelada en el mercado de Chicago.
La amenaza atormentó a los mercados mundiales y asustó a las empresas estadounidenses, especialmente a las agrícolas que esperaban una solución a un conflicto entre las dos mayores economías mundiales que lleva casi un año.
En las últimas semanas, funcionarios indicaban que ambas partes se encaminaban a solucionar los reclamos estadounidenses sobre la transferencia forzada de tecnología a China, así como a la reducción del déficit comercial bilateral que exige Trump.
Sin embargo durante el fin de semana, Trump se mantuvo desafiante y lanzó amenazas que generaron versiones de que China suspendería las conversaciones programadas para este miércoles en Washington. «Durante años, Estados Unidos ha estado perdiendo de 600.000 a 800.000 dólares en comercio. Con China perdemos 500.000 millones de dólares», tuiteó el lunes. «Disculpen, pero no lo haremos más», agregó.

Derrumbe en la soja.
Fabricantes y productores agrícolas de Estados Unidos eran optimistas debido a las señales de que las negociaciones entre Pekín y Washington estaban entrando en su fase final. Ese optimismo se vigorizó cuando Pekin dijo que enviaría a Washington a un centenar de funcionarios para trabajar en el tema.
La esperanza de un cese de los aranceles por 360.000 millones de dólares que se aplicaron recíprocamente ambas potencias desde el año pasado, era un bálsamo para las empresas y productores que sufren por la guerra comercial.
Pero en una serie de tuits, Trump acusó el sábado a China de querer «renegociar» el acuerdo comercial, amenazo con más que duplicar a 25% los actuales aranceles de 10% y extender esos aranceles más altos a todas las categorías de productos que aún no han sido gravados, aún cuando eso requiere un largo proceso de notificaciones y audiencias.
Como consecuencia del anuncio, la soja cayó en la bolsa de Chicago. La oleaginosa bajó un 1,6% y perforó los 300 dólares por tonelada y se ubicó cerca de su menor valor en más de una década. «El clima de las negociaciones (entre China y Estados Unidos) tomó un giro negativo», dijo Steve Georgy de la casa de corretaje Allendale.
La soja especialmente sufrió muy especialmente debido a que China es su mayor mercado y Pekin ya le ha impuesto aranceles que, en adelante, podrían subir como represalia a las determinaciones que tome Trump. En este escenario, la soja se vendió a 299,93 dólares por tonelada y, en su caída, arrastró al maíz y al trigo.

Misión a EE.UU.
Pese a la embestida de Trump, el portavoz del ministerio chino de Exteriores, Geng Shuang, dijo que un equipo se estaba preparando para viajar a las negociaciones en Estados Unidos. No dijo si el jefe de las negociaciones, Liu He, estaría en la delegación. Para Geng las 10 rondas de negociaciones anteriores mostraron «avances positivos».
«Aún esperamos que Estados Unidos pueda trabajar y caminar hombro a hombro junto a China, para llegar a un acuerdo de ganar-ganar sobre la base del respeto mutuo», dijo.
El analista del banco Wells Fargo, Paulo Christopher, dijo que con todo lo que se ha avanzado aún espera que lleguen a un acuerdo. «Ambos líderes tienen fuertes problemas políticos domésticos y razones económicas como para evitar el significativo impacto negativo de un error de cálculo».
Sin embargo, apuntó que si bien un acuerdo podría ser positivo para ambas partes, «nuevos aranceles o un colapso de las negociaciones podría estropear rápidamente el panorama» al provocar el debilitamiento del comercio y el crecimiento económico mundial. (AFP)